Juego: Dead Rising 2.
Género: Acción.
Plataformas: PC, PS3, Xbox360. (Analizamos la versión de PS3)

Ya lo he dicho antes: los zombis están de moda.

No solo por la increíble fluctuación de popularidad que han tenido gracias a Crepúsculo, los vampiros, “monstruos” favoritos por antonomasia de la humanidad. Antes de que Edward decidiera que le molan las pibitas insípidas, los vampiros tenían clase y elegancia, gracias a Bela Lugosi, y pomposidad y estilo, gracias a Anne Rice. Pero nada, ahora los vampiros dejaron de ser ídolos filosóficos para convertirse en ídolos sexuales nacarados adolescentes mutantes ninja. Y tenemos un problema: la gente necesita un monstruo serio al que imitar.

¿Y qué mejor que imitar a una criatura que se comporta a todas luces bajo los patrones tradicionales de la conducta social? Moverse en grupos irracionales, consumir todo lo que pueda pillar, balbucear sinsentidos constantemente, y, lo más importante, pudrirse todos los días un poquito más.

Por otro lado, estas criaturas son al mundo de los videojuegos lo que la mano de obra barata en China es a las grandes empresas: una fuente prácticamente infinita de recursos. No se mueren, no necesitan diseño personalizado, ni trasfondo, ni diálogos, ni siquiera una razón para estar ahí.

Por eso, los zombis están de moda.

Decir que Capcom fue la pionera en esto de subcontratar a estos personajes sería muy arriesgado, pero lo que sí se puede decir es que, con “Resident Evil”, se abrió una importante fuente de puestos de trabajo.

Son pocos los que pueden recordar algún juego importante de zombis “AR” (Antes del  Resident), que sí los hay, “Zombies Ate my Neighbours” ó “Haunted House”, o todo el nivel del cementerio del increíble “Waxworks”. Pero ninguno tan importante, cultural o mediáticamente hablando, como el que empezó en Racoon City. (Ciudad Mapache me parece uno de los nombres más ridículos para locaciones geográficas de la historia, al mismo nivel del Pueblo Paleta o el Reino Champiñón.)

Imaginad cómo se sintieron estos pobres subempleados cuando Capcom decidió que Resident Evil dejaría de ser survival y dejaría de trabajar con zombies. ¿Qué harían con sus no-vidas? ¿Cómo conseguirían su próxima ración de cerebros? El caos, así no hay quien no-viva.

Imagen de previsualización de YouTube

El departamento de RRHH de Capcom, no obstante, viendo el follón que se iba a armar, decidió inmediatamente abrir una nueva franquicia (hace ya unos añitos de esto) con tal de despedir a la menor cantidad de gente posible. No os confundáis: no pensaban en los empleados, pensaban en evitar demandas. A Capcom ni agua con un palo. Y así nació “Dead Rising”.

Como este juego fue exclusivo de Xbox 360, y yo soy Sonyer, ni lo jugué, ni voy a hablar bien de él. Es más, preparaos por si se presenta la oportunidad de trollear. Aunque prefiero trollear a Capcom, aquí entre nos.

Pero la segunda parte salió multiplataforma y aunque no disfruté el juego (porque es de Capcom y yo ODIO a Capcom) lo jugué a fondo y disfruté mucho la experiencia (no el juego, ¿eh?). Si ya estáis cansados de toda la paja que suelo hablar, podemos empezar con el análisis.

El Amanecer de los Muertos

No esperéis una historia de esas que llegan al hueso. Chuck Greene, expiloto de motocross ahora se gana la vida paticipando en Terror is Reality, un concurso en plan “Humor Amarillo” donde gana el que más zombis machaca. Por motivos misteriosos, se escapan los muertos vivientes del show y empiezan a hacer de las suyas. Tras la huida de emergencia y llegar al refugio con su pequeña hija, Chuck se entera que ha sido inculpado por alguien y, tan pronto lleguen a rescatarlos, será apresado por la masacre de toda una ciudad.

Tenemos tres días para, mientras escapamos de los muertos y rescatamos sobrevivientes (porque somos así de nobles), encontrar pruebas de que hemos sido incriminados y, de ser posible, joder al que nos quiere hacer pagar el pato. Ah, por cierto, la hija está infectada, así que, además, hay que conseguirle su medicamento y administrárselo a la hora justa una vez al día.

Se revelará, poco a poco entonces, todo el tinglado conspiparanóico y, si no fallamos las misiones, lo resolveremos, seremos héroes y comeremos perdices… si no encontramos nada mejor que rime con héroes. (Busqué, ¿vale?)

Imagen de previsualización de YouTube

La Noche de los Muertos Vivientes

A pesar de que el enfoque de la historia se fue por lo fácil, en vez de irse por los derroteros de esa maravilla que es el cómic de “The Walking Dead”, el juego es bastante interesante.

Tenemos un tiempo límite para recorrer los malls y los casinos de Fortune City, siempre guiados, por supuesto, con el fin de encontrar sobrevivientes que rescatar, psicópatas que ajusticiar o simplemente, seguir con la historia. Los sobrevivientes te pedirán que les ayudes con algo por lo general, y luego, hay que llevarlos al refugio. Los psicópatas serán jefes opcionales que, según el nivel que lleve tu personaje, serán muy, muy jodidos, a veces. Y la historia, bueno. Ya sabéis.

Otro detalle interesante es que podéis fallar cualquiera de los objetivos principales del juego, ya sea seguir la historia o mantener viva a la hija, y se puede continuar con la trama. Por supuesto, el final se verá influenciado por nuestros fallos.

Aunque en esencia el juego es hacer básicamente lo mismo siempre, ir a un sitio y conseguir algo, llegar a tal hora a una pelea contra un jefe, llegar a tiempo al refugio para la siguiente misión, el hecho de poder ir a tu aire matando las nada despreciables cantidades abusivas de zombis en pantalla con prácticamente cualquier objeto, lo hace, a mi gusto, muy entretenido. Si pillas una escopeta, pues bien, a escopetazos. Pero si no, una espada, un bate, una escoba, un balón de fútbol, lo que sea te sirve para darle caña a los muertos. Por supuesto, no esperes tener los mismos resultados con un hacha de guerra que con una maceta.

Afortunadamente, por armas no vamos a lamentarnos, que no solo tenemos dos centros comerciales, una feria de comida y cuatro casinos a nuestra disposición para buscar lo que más se adapte a nuestras necesidades, sino que también podemos combinar objetos para conseguir armas übermolonas. ¿Te gusta atacar con cuchillos? ¿Te gusta atacar con guantes de boxeo? Pues gracias al poder mágico de la cinta adhesiva, puedes construir con esas dos herramientas algo mucho más efectivo (y divertido) a la hora de trocear a los vecinos. Gana mucho el juego cuando puedes ir por ahí con la fusión de una silla de ruedas, una batería de coche y un rifle de asalto.

¿Puede haber algo más relajante que ir por la plaza a bordo de una Hummer 4×4 a una velocidad de 110zpm? (zombis por minuto)

Imagen de previsualización de YouTube

El juego mantiene en todo momento una tensión constante, no por miedo, no por dificultad, sino porque sientes cómo se te echa encima la hora límite y tú todavía estás buscando a esa jodida camarera borracha o no logras rematar al psicópata de la tienda de juguetes.

No tengo el morro de decir que los Resident 4-5 son juegos malos y aburridos. Pero puestos a evolucionar el género del survival, Dead Rising (2) me satisface mucho más en lo que a “apocalipsis zombi” se refiere. La sensación de agobio que te produce estar rodeado de cientos o miles de zombis (van aumentando a medida que avanzan los días de juego) está muy bien conseguida. Sin llegar, por supuesto, a catalogarlo como el juego definitivo, es una propuesta muy bien lograda, y un paso evolutivo más que digno.

Los Muertos Andantes

A nivel técnico el juego es bastante flojo. Salvo unos pocos personajes, la mayoría de los modelados son inexpresivos y genéricos (el prota incluido). Se entiende que se optó por sacrificar detalle visual a favor de una increíble (sinceramente) cantidad de elementos “reales” en el escenario, no hay queja al respecto. Pero eso no justifica que a la hora de los primeros planos, especialmente de los sobrevivientes, no sean más que Sims HD. Y a veces dudas de qué hay más, si zombis o segundos en los tiempos de carga.

La música cumple pero (gracias a Dios) no tiene mucho protagonismo. Mola que a pesar de la avalancha de zombis se mantenga la música de ambiente “de ascensor”, reforzando el hecho de que todo fue repentino y los centros comerciales siguen estando “vivos”. Pero hay que tener mucho cuidado con esas tonadas en particular, especialmente cuando, aparte de ser empleadas en ascensores corporativos o grandes y lujosos malls, también sirven de BSO a muchas de las producciones pornográficas más famosas de los 70s (o.o). Luego viene la ocasional pieza punk-rock para según qué jefes opcionales, que suben el ritmo del juego, pero que no duran lo que deberían para tener la repercusión que merecen.

Imagen de previsualización de YouTube

En el ámbito online, DR2 triunfa con sobriedad: el modo “Terror is Reality” nos invita a participar en dicho programa de concursos, haciéndonos competir entre cuatro personas en cuatro de los nueve minijuegos disponibles, elegidos al azar. Refresca bastante la novedad y la ausencia total del trillado FPS, y a pesar de ser algo limitado, entretiene bastante, aunque no llegue a tener la incombustibilidad que tienen otros títulos.

El cooperativo (online únicamente) funciona muy bien técnicamente, con genialidad, pero a nivel de concepto sufre retardo mental. Dos Chuck Green cumpliendo las mismas misiones mola mucho si juegas con alguien que sabe y tienes headset (si no, es bastante caótico). Pero esto no repercute ni influye en la historia de ninguna manera. Siento que podrían haber trabajado este modo coop un poco más, no a nivel técnico, que va como la seda, sino a nivel de desarrollo.

Imagen de previsualización de YouTube

Gold of the Dead

Grave está el asunto cuando el protagonista central, el eje de toda la historia y la jugabilidad no logra salir en el transcurso del juego del papel inicial de tío rudo y serio. Sé que sonaré pesado, pero después del nacimiento de The Walking Dead hace unos añitos ya, cualquier historia de apocalipsis zombi que no desarrolle, así sea por encima, las repercusiones del entorno en el personaje es, simplemente, obsoleto.

A pesar de sus carencias, el juego tiene virtudes que molan. Es gracioso en muchas ocasiones, exigente, tenso y si te va lo de matar zombis por gusto, vas a disfrutar como un cura en una primaria. Pero la novedad puede acabar rápidamente si buscas algo un poco más allá, porque Dead Rising 2 no es ni el juego de zombis definitivo, ni logra instaurar nada rompedor, a pesar de tener un sistema sinceramente original y poco explotado.

Y por supuesto, es de Capcom. Si fuera de Konami, le daba otro punto. Pero ya sabéis lo que pasa con Capcom. Matan gatitos y separan a niños ciegos de sus familias para poder financiar sus DLC.

12 comentarios para “Análisis: Dead Rising 2”

  • Tony dice:

    Sublime análisis macho, como siempre!

    Pero tengo que decir que no me atrae NADA ninguno de los dos DR, tras haberlos probado bien….

  • Shock dice:

    Me cambias los zombies por borrachos y me lo compro. Botellón: El Videojuego. ¿Quién notaría la diferencia?

    Mensaje desde las capas altas de la empresa: Últimamente estás analizando muchos juegos buenos, no hace falta que te recuerde que las anticompañías nos pagan a cambio de puntuar bajo sus nojuegos, así que el próximo procura que sea malo. xD

  • Gold-St dice:

    Apuntado, la semana que viene empiezo a analizar los LSK: El Videojuego.
    😀

    (>:DDDDD)

  • Shock dice:

    En LSK no analizamos juegos incompletos, a no ser que nos lo vendan así xD

    Paciencia 😀

  • Kefka dice:

    Buen análisis 😀 Yo le tengo ganillas, pero tengo una montaña de juegos pendientes que no es normal.

  • Ruben dice:

    El analisis muy bueno pero creo que se merece mas de un 7,5

  • crono dice:

    7.5?? Pero que??..!!

    Este juego me aburrió desde la primera media hora, yo me esperaba algo así como los mercenarios del RE5 (en pc, cuando te atacan 100 bichos a la vez) y me encontré a zombies con una IA penosa.

    El juego lo puedes pasar esquivando a todos los zombies y ni hablar del jefe fina, una broma!

  • Gold-St dice:

    @Crono: Es que el enemigo del juego no son los zombies, sino el tiempo. La gracia es el puto contrareloj que atormenta màs que los mil zombis respirándote en la nuca.

    El tiempo tiene una I.A. extremadamente sorprendente.

  • Shock dice:

    @Gold-St: Odio la presión del tiempo en los videojuegos, ya sé sobre qué voy a escribir la próxima semana xD

  • Tony dice:

    Hola Gold, vengo a trollearte el análisis, todo lo constructivamente que pueda. No la nota, que yo ya de por sí no creo en ellas… pero sí lo que el juego es a mi parecer en realidad.

    El juego es MALO. No me ando con rodeos. Técnicamente es malo. Gráficamente no hace falta decirlo, que es muy normalito, como bien dices en el análisis, y puesto que eso es algo que siempre me suele dar igual, lo paso por alto. Lo que no se puede pasar por alto en juego de este tipo, es que el personaje responda cómo y cuando le da la real gana. Me recuerda a cuando manejabas monigotes en juegos hace 6 o 7 años, pero con la diferencia de que en juegos de entonces hasta respondían mejor.

    Lo del tiempo… bueno, tienes la presión de que te de tiempo de llegar a hacer las misiones, por lo demás, el tiempo es ficticio. Es decir, que va acorde a conforme la historia va pasando, con lo que lo del rescate y todo eso no gana demasiado. Es como si hubieran puesto una sucesion de capitulos, y que en cada capítulo dijeran: quedan 50 horas para el rescate, quedan 20 horas, etc… por lo demás, el tiempo pinta poco. Y lo poco que pinta, es para estorbar. Hay mil cosas por hacer, que NI DE COÑA da tiempo. O te centras en la historia con poquitas cosas secundarias, o te centras en hacer cosas secundarias nada más pasando de la historia… no hay tiempo para todo, o por lo menos, para casi todo como debiera ser. Vamos, que ni el tiempo, que en teoría es el punto fuerte del juego, está bien implementado.

    Luego, está muy guay eso de que el enemigo real sea el tiempo, y que no sean realmente los zombies… pero joder, es que los zombies NO SON NADA. No suponen una amenaza en ningún momento del juego, y su papel no pasa de estorbarte en el camino a veces, que otras, ni eso. Es por eso que auto-bautizo este juego como Dead Rising 2: Simulador de esquivar zombies 2.0.

    De aquí, paso a algo relacionado directamente… como es la dificultad. Es DE RISA. Casi me paso el juego con los ojos bendados con una mano, mientras con la otra me pasaba el FFVIII en la PSP. No me gustan los juegos super-difíciles, pero tampoco me gustar ser el amo del cotarro en una ciudad llena de zombies. Lo del zombrex, otra cosa igual… yo creí que sería apasionante, una lucha contrarreloj en busca de la medicina… y me encuentro que, salvando un par de personas al principio del juego, y matando otro par de psicópatas, ya tengo todas las dósis que necesito prácticamente. A la mierda la exploración… aunque casi hay que agradecerlo, puesto que como he dicho antes, NO DA TIEMPO A CASI NADA, y menos a explorar. Bosses que dan risa por su IA y por su dificultad… enemigos clónicos una y otra vez (en serio, tanto cosaba meter un zombie-perro o un zombie mutado en medio de todo eso? No se ha infectado ningún animal? De verdad? Ni plantas?) excepto en la última parte del juego que nos meten unos zombies (identicos que el resto) un poquitín más fuertes, ya está.

    Y si hablamos del cooperativo…………………. mejor no, porque me pongo de mala leche. De risa también. Metido con calzador, maltratado. Con el potencial que le podrían haber dado al juego con eso. Y por cierto, es online, podría haber sido también offline… sino, no es un coop propiamente dicho.

    El juego se basa en eso, en definitiva. Ir del punto A al B, del C al D, mareados como pollos sin cabeza, justificando las “misiones” con meras anécdotas (exceptuando un par de veces)… lo que se dice hacer de recadero vaya, pero elevado a su máxima potencia.

    Me he aburrido de principio a fin. La historia es sosa, típica, se la ve venir… los personajes están VACÍOS, casi no muestran ni un mínimo de sentimiento en momentos que deberían haberse puesto a lloriquear como colegialas… mejor no sigo.

    Un juego malo en general, mediocre a más no poder si me apuras, y poniéndo mucho esfuerzo por parte de uno.

    Lo mejor han sido los créditos finales. Por el tema que sonaba de fondo más que nada y porque POR FIN se había acabado la pesadilla… la pesadilla de un juego con tantas trabas.

  • Gold-St dice:

    Es que desde el principio este juego no es para ir buscando algo serio, sino todo lo contrario, experimentar con armas bizarras (como rifle + silla de ruedas + oso de felpa), corretear todo el tiempo y matar zombies a cascoporro.

    No da tiempo a nada porque es la forma de los “jenialles” programadores de hacerte jugar varias veces, pero lo interesante es lograr compaginar las misiones secundarias con las principales, y de paso encontrar misiones y jefes escondidos, que no son pocos.

    Lo de la dificultad, creo que lo mencioné, radica en “administrar” el tiempo, no en matar zombies, aunque algunos jefes opcionales si son bastante jodidos (a menos que llegues dopado con varios nivel más de los necesarios) y graciosetes en plan peli de clase B.

    De todas formas, el chiste del juego es jugarlo en coop con alguien que sepa jugar y conseguir hacer todas las misiones.

    Pero concuerdo con muchos de tus puntos de vista, XD, este no es un juego serio, es un fallo enfrentarse a él buscando una historia o una experiencia que valla más allá de pasarte el rato haciendo el tonto y machacando zombies en plan gore.

  • ¡Seguramente uno de los mejores juegos de zombies jamás creado! ¡A mí me gusta los juegos de zombies que no se toman demasiado en serio como Lollipop Chainsaw y pienso que el próximo Dead Island 2 será un juego increíble! Ahora me voy a buscar a Dead Rising 2 por internet espero que puedo comprarlo a buen precio…

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online