Juego: Diablo III.
Género: Action RPG.
Plataforma: PC.

Alguna vez lo he dicho por aquí, Diablo 2 ha sido uno de los juegos que más horas me han consumido como jugador a lo largo de mi vida.

Eran otros tiempos, otra mentalidad, y todos teníamos mucho más tiempo libre que ahora, desde luego.
Aunque pensaba que este tipo de juegos ya no iban conmigo, siempre he esperado con muchas ganas el lanzamiento de Diablo 3. Ya sabéis, por aquello del “y si..?”.
Si me enganchaba tan solo una cuarta parte de lo que lo hizo Diablo 2, los 50 euros habrían merecido la pena.

El resultado ha sido satisfactorio. Después de más de 100 horas dedicadas a él puedo decir que ya me he aburrido. No está mal, ¿no?

La mecánica en Diablo 3 sigue intacta con respecto al juego que nos maravilló hace doce años. Por lo que tenemos un Action RPG con tintes de hack and slash en lo que lo único que tenemos que hacer es derrotar a miles de seres del inframundo mientras avanzamos acto a acto.
La historia sigue siendo tan mala como en el anterior juego, aunque mejor adornada, y resulta inevitable ignorar los diálogos cuando vamos llegando al tramo final… Y para que yo diga eso, os podéis hacer una idea de lo poco importante que es en este juego el argumento.

Como decía, la mecánica se mantiene intacta. Y si es así es por algo: el juego es endiabladamente adictivo. Una vez lo empezamos nos costará bastante dejarlo hasta que lo completemos, al menos, en el primer modo de dificultad.
Diablo 3 cuenta con cuatro modos de dificultad, cuatro modos que constituyen, en su conjunto, los dos tipos de juego que encontramos dentro de Diablo 3. Me explico.

Como todos sabéis, una vez completamos el juego en modo Normal, se desbloquea el modo Pesadilla. Tras completar Pesadilla, llega Infierno. Y, por último, Averno.

Desde Normal a Infierno tenemos un juego bastante simplón en el que avanzar no nos costará demasiado. Disfrutaremos bastante probando nuevas estrategias y habilidades que se irán desbloqueando progresivamente durante toda la aventura y los pocos apuros que pasaremos jugando los subsanaremos invirtiendo el oro recolectado en la casa de subastas.

Completar de principio a fin una y otra vez el juego, aunque parezca un coñazo, no se hace en absoluto pesado puesto que, como ya he dicho antes, la progresión de nuestro personaje será la principal razón por la que mantenemos todo nuestro interés frente a la pantalla. Progresión en la que, esta vez, nosotros no tenemos ni el más mínimo poder en influir. Las habilidades se irán desbloqueando conforme vamos subiendo niveles y los atributos básicos se asignarán automáticamente. ¿Qué significa esto? Que en nivel 60, el máximo permitido, todos los personajes serán idénticos. Y es en ese momento cuando podremos experimentar con él probando las diferentes combinaciones que mejor nos convengan en el combate.

Aunque pueda parecer una mierda, yo mismo lo pensaba durante gran parte del juego, debo decir que al final me ha acabado encantando el sistema. Con solo unos cuantos minutos de reasignación de teclas podemos pasar a tener personajes completamente diferentes con nuevas formas de juego. A diferencia de Diablo 2, donde una vez subido al máximo nivel estábamos obligados, siempre, a jugar de la misma manera. Y si queríamos cambiar, teníamos que volver a subir el mismo job desde cero.

En Diablo 3 existen muchas limitaciones que nos penalizan a pasar bastantes horas jugando para subir hasta el nivel máximo. En Diablo 2, recordad, en una tarde, con ciertas “estrategias”, podías rozar el nivel máximo permitido.
Teniendo en cuenta esto, hubiera sido una locura que existiera el mismo sistema de progresión de personajes que en su antecesor.

Antes he dicho que Diablo 3 constituía, en sí mismo, dos juegos diferentes. Y así es. Se puede decir que desde Normal hasta Infierno es un juego y una vez desbloqueado Averno es otro juego completamente distinto. El cambio, desde luego, a peor.

Averno es extremadamente complicado, pero no complicado en el sentido de que moriremos muchas veces hasta encontrar la estrategia adecuada. Es complicado en el sentido de que, si queremos avanzar, tendremos que gastarnos cantidades absurdas de dinero (ficticio o real) en la casa de subastas. Todo este nivel está planificado para que el jugador pase por caja y se gaste dinero real en unos cuantos píxeles.

El hallazgo de oro y objetos está absurdamente desequilibrado y estaremos obligados a pasar muchísimas horas jugando si queremos conseguir “legalmente” un buen equipo que nos permita sobrevivir en Averno.

En Blizzard no son tontos y juegan con los nervios del jugador. Los pone al límite, los cabrea para que, en un arrebato de impotencia, acaben gastándose sus euros en esa espada que triplica su daño. El término despectivo “pay for win” se ha arraigado, tristemente, a Diablo 3.

Arriesgarte a crear toda una economía subyacente en la que basar la progresión a altos niveles puede ocasionar justamente lo que está pasando en Diablo 3. La devaluación de la moneda a causa de los de siempre: los que hacen trampas. ¿Qué quiere decir esto? Que para un simple mortal que juegue 3 o 4 horas al día (y ya me parece una bestialidad de tiempo dedicado…) resultará totalmente imposible comprar equipo decente con la moneda ficticia que el juego ofrece. Puesto que las cantidades de Oro que hay que soltar para esto alcanzan cifras auténticamente absurdas.

Blizzard lo sabe y no hace nada, ¿por qué? Volvemos a lo de antes. Porque quiere que paguemos dinero real por los items.

Pese a todo, es posible avanzar sin pasar por caja. Con mucho esfuerzo, muchas horas perdidas, y con los compañeros adecuados en el modo online. Vamos, que si yo he podido, cualquiera puede.

Hablando de online, resulta incomprensible algunas de las decisiones que se han tomado. Por ejemplo que las partidas cooperativas tengan un máximo de cuatro jugadores. Ni siquiera se puede conseguir el equilibrio de juntar a todos los jobs en pantalla. ¿Por qué esta limitación con respecto a Diablo 2? Lo único que se me ocurre es para hacer el avance más complicado… y obligarnos a pagar dinero real para que sea menos complicado.

Después tenemos el tema de que hay que jugar siempre conectados a los servidores de Blizzard, aunque estemos jugando solos en el modo “offline”. ¿Habíais experimentado alguna vez lag jugando offline a algún juego? Pues con Diablo 3 lo haréis. Por suerte no sucede muy a menudo, pero es realmente ridícula la situación que se da en este juego.
Como siempre, los que pagamos sufrimos la estupidez de unos métodos anti piratería que lo único que consiguen es cabrear al jugador legal.

Imagen de previsualización de YouTube

Diablo 3 tiene decisiones de diseño altamente cuestionables, como la imposibilidad de avanzar en Averno sin pasar por la casa de subastas, el DRM, el máximo de jugadores por partida… pero un juego que consigue tenerte más de 100 horas con él tiene que hacer algo bien.

No es la joya de hace 12 años, pero es un juego terriblemente divertido y adictivo. Con muchos fallos, sí, pero los que busquen diversión directa sin pretensiones la van a encontrar. Al menos hasta que lleguen a Averno, ahí ya la cosa cambia. Pero, mientras tanto, el medio centenar de horas de juego, sin aburrimiento, lo vas a tener. Y eso, tratándose de casi un hack and slash, tiene mucho mérito.

7 comentarios para “Análisis: Diablo 3”

  • Shock dice:

    Exactamente lo que esperaba en mis 2 horas de juego, con la diferencia de que yo no voy a aguantar pasarme todo el juego más de una vez. Decepción, pero decepción esperada duele menos.

  • rurouni dice:

    A mi el juego no me ha decepcionado, y no me he cansado aun ni de lejos, tengo ganas de seguir probando a mas personajes y aun tengo pendiente de acabar averno que es casi imposible. Lo que si me toca los cojones es el tema de la casa de subastas que centran demasiada importancia en ella y otra politicas de Blizzard como la conexion permanente.

    Quitando ese par de inconvenientes, ni fue una decepcion esperada, ni ha sido una decepción.

  • DanteD2Ds dice:

    pues a mi, me a dejado muy frio.. tanto que ni lo compre desde su salida, viendo lo que se veia venir, sistema de runas nuevo, modificacion radical de los personajes y su forma de subir habilidades, y sobretodo el tema de la venta de objetos.. el cual ya jodio en parte a d2 las webs que se dedicaban a vender items….

    En D2, estube 10 años jugando, y cada vez mas pro, en este.. no voy a invertir ni 1 minuto de juego…

  • Kefka dice:

    @DateD2Ds: ya veo, no has jugado pero te ha dejado muy frío. Bien xD

  • KeiDash dice:

    Aún recuerdo el primer día que salió, y la emoción que tenía por jugar. Se me desvanecieron todas cuando vi que ningúb servidor andaba y estaba todo el mundo OFF. Luego, las actualizaciones, cada vez que actualizan tengo que descargarme el cliete de nuevo y instalar 8gb de juego porque no se instalan las actualizaciones bien, luego no puedo jugar offline…su pu**..

    A pesar de todo esto, el juego me entretiene, pero por mí, se queda con la nota que le has dado, por todas las pegas que tiene para jugar, un 2 de 5 esta bien.

    Lo único que falta ya es que nos soliciten un condensador de fluzo para poder jugarlo en la próxima actualización…

    Saludos.

  • DanteD2Ds dice:

    @kefka, haber no lo e jugado, pero si que en casa de mi amigo e visto como jugaba, y ni es el mismo control, ni vamos, no le vi nada de d2… me dejo muuucho que desear

  • Will dice:

    Danted2ds esto es diablo 3 no dialo 2 a keidash yo no me descargo el cliente cada que ves que sale una nueva actualizacion yo elimino los archivos de la actualizacion que me dan problemas y solamente descargo los nuevos

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online