Juego: Gabriel Knight: Sins of the Fathers.
Género: Aventura Gráfica.
Plataforma: PC.

Legend SK, en su propósito por analizar cada vez juegos más antiguos, puso el ojo sobre la saga Gabriel Knight.

Una vez completado el primer capítulo de la saga (y recién empezado el segundo), no puedo más que preguntarme: “¿por qué no jugué antes?”. Vale que cuando salió (1993) me era difícil jugar, ya que era demasiado joven para tener un ordenador. Es más, era demasiado joven para entender un argumento más allá de “Goku tiene que matar a Bu para salvar el planeta”. Pero unos años después, aficionado a las Aventuras Gráficas gracias a juegos como Broken Sword, no tenía excusa.

¿Qué quiero decir con esto? Pues que si estáis en la misma situación que estaba yo, no lo dejéis pasar.

La historia de “Sins of the Fathers” nos sitúa en una Nueva Orleans de finales del siglo XX, concretamente en la primavera-verano de 1993.
Una serie de asesinatos mantiene a la ciudad en vilo, sin que la policía, una vez más, consiga resolver el misterio que se esconde tras estos 7 asesinatos. Digo “una vez más” porque hay que ver la policía de los videojuegos si es inútil…

La prensa se hace eco de estos sucesos, sacando a relucir la conexión que hay entre ellos: todos los asesinatos parecen seguir las mismas pautas, relacionadas con ritos vudú.

Gabriel Knight es un joven escritor y propietario de la libreria St.George, que está escribiendo un libro contando la historia de estos asesinatos. Consigue acceder a los detalles de las escenas de los crímenes gracias a su amistad con el Detective Mosely, a quien ha prometido incluirle en su nuevo libro a cambio de esta información.

Nada más comenzar el juego veremos cómo esta investigación está afectando mentalmente a Gabriel, ya que todas las noches sufre la misma pesadilla, en la que ve varias imágenes entrelazadas sin significado aparente: Una serpiente, fuego, una mujer convirtiéndose en leopardo, un amuleto… y terminando en una imagen de sí mismo ahorcado en un árbol.

Una calurosa mañana de junio, Gabriel recibe la noticia de un nuevo asesinato, y a partir de aquí será tarea nuestra investigar para llegar hasta el fondo del misterio de los asesinatos del Vudú… y de los sueños de Gabriel.

La historia que plantea está claramente destinada para público adulto, lo cual no debía ser muy normal allá por el 93.
No solo la historia, sino la forma de contarlo, y la forma de hablar de los personajes, nos dejan claro que no estamos ante el típico juego de salvar a la princesa.

Eso sí, aunque sea un juego BASTANTE serio, no faltarán los comentarios graciosos que tanto amenizan un juego y que nos hacen encariñarnos con los personajes. Me cuesta imaginar una Aventura Gráfica de esa quinta sin sentido del humor…

Sin embargo, de lo que este juego no se salva es de un mal muy extendido, que es tener los personajes más predecibles que te puedas imaginar. Es ver a un personaje y sabes no cómo va a acabar el juego, pero casi. En otro juego puede dar igual, pero en un juego como este, donde se supone que hay mucha intriga y que no tienes que saber qué personajes “esconden oscuros secretos”, pues llama más la atención.

Y no digo que esto le quite la intriga, que la tiene… al principio. Pero llega un punto en el que es avanzar por avanzar, porque a mitad del juego, este nos ha mostrado todas sus cartas, y solo nos queda elegir si hablar con el as de espadas o utilizar un objeto sobre la sota de copas.

Como toda Aventura Gráfica que se precie, el desarrollo del juego se centrará en mantener conversaciones y utilizar objetos recogidos previamente en escenarios. Llama la atención la gran cantidad de diálogos que podemos mantener con los demás personajes, principalmente porque están doblados, algo no muy común en la época. Y vaya doblaje, por cierto, ójala muchos de los actuales fueran un 10% de lo bueno que es el de Sins of the Fathers.

Por lo visto los actores de doblaje son muy famosos allá en EEUU, así que no sorprende la buena calidad. Destacaría alguno por encima, pero es que casi todos tienen un nivel muy alto. Hasta la narradora de la historia lo hace bien, a pesar de tener esa voz tan odiosa…

Sobre la otra parte del desarrollo, los objetos, puzzles y demás, os puedo hacer un resumen rápido: 95% super fácil, 5% super difícil. Vamos, que completar el juego sin echar mano de una guía es, como dirían los estudiosos de la lengua castellana: chungo de cojones.
Y es que a veces no basta con pensar para avanzar… Me estoy refiriendo a esas veces donde tienes que hacer clic en un punto en concreto del escenario (que a simple vista podéis considerar igual que el resto) para encontrar un objeto o “algo raro”. Con deciros que una vez tuve que echar mano de la guía y ni por esas conseguía encontrar el dichoso “objeto”… porque hacía clic al lado pero no justo ahí. En fin, que si jugáis, una de dos: o tenéis mucha suerte y casualmente hacéis clic donde debéis, o hacéis clic en todos los píxeles de la pantalla hasta que en alguno pase algo. Y cuidado, que a lo mejor no basta con hacer clic, sino que hay que hacer clic usando un objeto… y hasta aquí puedo leer.

El otro aspecto del juego que me hizo desear Game Over para Mr. y Mrs. Sierra es, y os prevengo para evitar que os pase a vosotros, algunos “puntos sin retorno” que podéis encontrar en el juego. Me refiero a momentos donde no podemos volver atrás pero que para avanzar necesitamos un objeto que se consigue en un escenario anterior. Os puede pasar que grabéis en ese punto, como hice yo, y tengáis que cargar una partida anterior. También os puede pasar que no tengáis partida anterior y tengáis que empezar el juego desde cero… También me pasó una cosa graciosa: grabar y casualmente medio segundo después ocurrir un suceso que termina en la sangrienta (y tanto) muerte de Gabriel. Ahí tenía yo una utilísima partida grabada directa a una muerte tras otra, sin dejarme hacer nada. Si no fuera porque casualmente había grabado antes en una escena que me había gustado, habría tenido que empezar el juego desde el principio, por lo que no descarto la posibilidad de haberlo abandonado… ¡Y encima era un par de minutos antes del final!

Si habéis escuchado atentamente mis consejos, nada os impide ya disfrutar de esta entretenida Aventura Gráfica, que si bien ahora no es de las mejores, en su momento estoy seguro de que estaba en el Top Five.

Vale que los gráficos han envejecido mucho, pero ojo, no sé si será cosa mía, a mí me han encantado xD El realismo de los personajes, las animaciones de movimiento… vale que la tecnología ha avanzado muchísimo, pero os puedo asegurar que Gabriel Knight se deja jugar perfectamente. Y si encima viene acompañados por ese DOBLAJE y esa BANDA SONORA… en mayúsculas ambos, pues no tienen nada que envidiar a la mayoría de la actual generación. Y totalmente traducido al castellano, por cierto.

En fin, acabo con una pregunta: ¿te gustan las Aventuras Gráficas? Si tu respuesta va desde “un poco” hacia arriba, te aseguro que Gabriel Knight: A Sins of the Fathers, no te va a decepcionar. Y os reto a completarlo sin guía. Aunque si lo hacéis no os creeré xD

No hay respuestas para “Análisis: Gabriel Knight: Sins of the Fathers”

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online