Juego: Lair.
Género: Aventura – Acción.
Plataforma: PlayStation 3.

Que Wii es una consola dirigida en un 70% (mínimo) al público casual no es ninguna tontería, es algo que se ve a simple vista ojeando su catálogo. La mayor baza de esta consola es su mando con sensor de movimiento, y por tanto sus juegos que hacen uso de este sensor. ¿Por qué digo esto en un análisis de un juego de PS3? Porque Factor 5 ha demostrado (aunque no se si para bien o para mal) que un juego que se maneja únicamente con el sensor de movimiento puede ir destinado a personas con una edad superior a 15 años e inferior a 60. Si Wii Sport en Wii es el juego casual por excelencia, Lair en PS3 sería el juego más hardcorde que existe, en cuanto a juegos que hacen uso de este sensor me refiero.

Lair no solo espantaría al público casual, sino que también podría alejar a los no casuales que tuvieran poca paciencia.

Vaish, casuals, ¡vaish!

Una historia que va de menos a más.

Lair narra el conflicto que viven dos civilizaciones, los Asylia y los Mokai. La contínua erupción de cientos de volcanes, sin que la propia ciencia pudiera explicar el por qué de esa situación, originó la aparición de sectas y líderes religiosos, encargados, como viene siendo habitual, de sembrar el pánico y manipular a sus fieles. Estos argumentaban que estaban sufriendo un castigo de Dios.

Nosotros asumiremos el papel de Rohn, un caballero de dragón miembro del ejército de élite de Asylia. Deberemos defender nuestro poblado de los contínuos ataques de los Mokai, viéndonos involucrados en una brutal y salvaje guerra.

La trama irá contándose mediante secuencias cinemáticas entre misión y misión. Lo que al principio parecerá ser una historia típica y sin importancia para disfrutar del juego, cuando vayamos avanzando nos adentraremos en una interesante trama cargada de tintes políticos y religiosos. Sin ser nada del otro mundo, la historia de Lair consigue mantenerte pegado al televisor esperando saber qué ocurre.

Como punto malo decir que los personajes no logran tener la profunidad suficiente para transmitir al jugador sensaciones que los de Factor 5 de seguro pretendían transmitir.


A lomos de un dragón.

La peculiaridad de Lair es que nuestras misiones se desarrollarán a lomos de un dragón. Este dragón será manejado únicamente por el sensor de movimiento, exceptuando las partes en las que bajaremos al suelo para acribillar guerreros. Esto que debería ser su gran virtud, para muchos, se convierte en su gran defecto. ¿Realmente se maneja tan mal? Pues no, de hecho me he sorprendido de ver lo bien que se maneja el dragón con nuestro sixaxis, responde perfectamente a nuestras órdenes. Lo único que pasa es que esto, como ya he dicho en la introducción, no es Wii Sports, esto es un juego que hay que emplearle horas. Aprender a domar a tu dragón a la perfección es muy difícil y al principio nos costará un poco pillarle el truco.

El verdadero gran problema de Lair son las cámaras y la opción de seguimiento de objetivos: pulsando L1 fijaremos un objetivo (normalmente lo que tengamos delante) y podremos embestirlo, lanzarle bolas de fuego, etc. Hasta aquí todo bien, lo malo llega cuando en nuestra pantalla hay CIENTOS (sin exagerar) de objetivos, tales como dragones, mantas aladas, cañones, catapultas, etc. Ocurrirá que se fijarán 999 objetivos de la pantalla antes de el que tú querías fijar. Esto hace que muchas misiones (la mayoría) se hagan tremendamente tediosas y desesperantes, ya que al fijar un objetivo la cámara cambia y se centra en ese elemento, haciendo que te desorientes completamente del elemento al que querías ir. También pasa esto cuando un dragón te ataca, la cámara tomará una determinada perspectiva y tendrás que luchar cuerpo a cuerpo con ese dragón. Una vez terminado el combate ten por seguro que la posición en la que se encuentra tu dragón no será la misma que antes.


En cada misión, pulsando L3 podremos consultar cual es nuestro objetivo actual (ya que te suelen mandar bastantes), además tenemos una flechita en la parte superior de la pantalla que se supone que nos ayuda a saber a dónde tenemos que ir. Y digo se supone porque juraría que esa flecha la han puesto ahí los enemigos para liarnos, ya que no sólo no te guía sino que hace que te líes completamente, a veces incluso mandándote a sitios que se contradice con lo que debería ser tu misión.

Habrá un total de 15 misiones, tras acabarlas recibiremos una medalla que puede ser de plata, oro o bronce. Si queremos conseguir la mejor puntuación en cada misión habrá que jugarlas unas cuantas veces más después de haberlas completado. El método más sencillo para aumentar la rejugabilidad, ya sabéis. No lo he contado, pero la duración de Lair ronda las 6 horas.

Impresionante apartado visual y sonoro.

Lo que antes dije que podía resultar tedioso (la cantidad de elementos en pantalla) a la hora de jugar, visualmente es impresionante. De verdad, habrá momentos en los que tendremos en pantalla miles y miles de enemigos, hasta tal punto de hacernos pensar como es posible que una consola pueda mover eso sin ralentizaciones. Realmente la sensación de ir volando a lomos de tu dragón disfrutando del inmenso paisaje es única. Posiblemente lo mejor del juego. El otro gran punto fuerte de este juego es su banda sonora. Sin duda nos encontramos ante una de las mejores BSO que se han creado en esta next-gen. Por lo visto el creador es John Debney, creador también de las BSO de películas como Piratas del Caribe o la Pasión de Cristo.

Conclusión.

Lair es un juego que combina enormes virtudes con fallos garrafales, la mayoría de jugabilidad. La dificultad a la hora de completar las misiones puede hacer que más de uno se plantee dejarlo. Es un juego que hay que tomárselo con calma, conseguir domar completamente a nuestro dragón nos costará muchísimo esfuerzo. Pero su tremendo apartado visual y sonoro sin duda será una recompensa ante este esfuerzo. Si me preguntaran que parte del juego me ha gustado más, diría que la parte en la que bajas al suelo y aplastas/incineras/embistes a miles y miles de enemigos. Metodo anti estrés asegurado.

En definitiva, Lair es un buen juego. Tiene algunos fallos gordos, pero también muchas virtudes. Si eres un fanático de los dragones y las guerras entre estos, sin duda este es tu juego. Si no, siempre puedes probarlo y ver si te agrada la innovadora experiencia que Lair te ofrece.

4 comentarios para “Análisis: Lair”

  • Noire dice:

    Nice Review !!!
    Supongo que debe ser un poco incómodo tirarse horas moviendo el mando no? aunque hay gente que incluso el de la PS2 piensa que es inalambrico y que incorpora sensor de movimiento, así que tendrán experiencia XD
    Me tendré que bajar la BSO parece.
    Buen trabajo.

  • Jaitor dice:

    Realmente el Lair tiene pinta de ser un juegazo pero por lo que he visto de el ingame un poco mareante

    (wen analisis)

  • Shock dice:

    Pues sí que es corto.
    Tiene que ser espectacular estar volando ahí entre todos esos soldados, a ver cuando puedo verlo en directo

  • Nicolas Flamel dice:

    Hay cosas que no mencionas en el análisis, no se si sea porque fueron agregadas o modificadas en una actualización posterior a cuando tu lo jugaste.

    Por ejemplo, el juego tiene opción para manejar el drago con el stick analógico (supongo que los “casuals” se quejaron :-/ ).

    También mencionar que el juego tiene textos y voces en español, pero pésimamente mal implementados: a veces se escuchan voces en ingles al tiempo que los textos aparecen en español; a veces las voces se escuchan en español, pero los textos aparecen en ingles; y a veces únicamente aparecen los textos o se escuchan los voces pero no ambos. Todo esto pasa ocasionalmente y no afecta mucho al juego ni a la historia, pero creo que es algo importante de mencionar.

    Lo que dices de las cámaras, coincido parcialmente, ciertamente son bastante caóticas por momentos, pero terminas acostumbrándote y dejan de ser molestas en la mayoría de situaciones; lo de fijar un enemigo es otro aspecto que puede ser problemático al inicio, pero que en general se puede volver util si se limita su uso solo a ciertas situaciones (y apoyandose un poco en el “fijado” automático que hace el juega en ciertos casos). También, si bien es cierto que quedas bastante desorientado tras la mayoría de peleas individuales con otros dragones, me parece mas bien un acierto que le agrega un poco de realismo y dificultad “no tramposa” al juego.

    Lo de la flecha es otro aspecto que puede parecer mal implementado, pero al final, cuando entiendes mas o menos como funciona, incluso se vuelve un poco util; pienso que es como una brújula “real” la cual, aunque parezca un aparato sencillo, un niño o una persona que intente usarla pero que ignore por completo su funcionamiento, no solo no le serviría sino que incluso le puede confundir o perjudicar, y lo mismo pasa con la flecha en Lair, por un lado como no te dicen como funciona (y ciertamente su funcionamiento parece “caótico”) lo normal es que te confunda mas que te ayude, y por el otro lado la flecha indica dirección mas no altitud (que podría indicarlo con una inclinación, como he visto en algún otro juego) y al llevarse a cabo la acción en Lair a distintas alturas tanto en el suelo como en el cielo termina siendo otro factor de confusion respecto a la flecha.
    De todos modos, coincido en que todos estos aspectos son muy mejorables.

    Lo del apartado visual, quizá fue “impresionante” en su momento, pero hoy en día lo comparas con juegos como GTA V, por decir uno de la misma consola, y queda mal parado, aunque lo del hecho de haber cientos y hasta miles de enemigos al mismo tiempo sin sufrir ralentizaciones ciertamente es bastante grato, ya podrían aprender otros juegos que incluso se cuelgan y fuerzan a reiniciar el juego y/o consola en ciertas condiciones con aparentemente numerosos objetos y/o personajes en pantalla.

    Bastante bueno el apartado sonoro, tanto la música como los efectos de sonido hacen bastante amenas las partidas.
    Lo de la historia no me pareció que “subiera” mucho de nivel conforme avanzaba el juego, quizá por que precisamente porque me fijé bastante en la falta de profundidad de todos los personajes durante todo el juego.

    Duración bastante corta siendo estrictos: mi tiempo de juego marcó al final apenas poco mas de 2 horas (seguro no marca ni los tiempos de las partidas en que morí ni los de las cinemáticas, que ni son muchas ni duran bastante, contando esto seguro jugué entre 6 y 7 horas).

    Por cierto, igual no se si fue agregado después, pero hay una “insignia” (en vez de medalla) como recompensa por lograr una puntuación excepcionalmente alta.

    Por ultimo, decir que me gusto mucho el juego y la jugabilidad con el sixaxis, me hace sentir un poco de lastima de que ningún otro juego en PS3 (que yo sepa) hubiera intentado aprovechar de un modo serio, intensivo y bien implementado este aspecto novedoso en su momento de la PS3.

    Pd. No puedo terminar mi comentario sin mencionar otra “peculiaridad” de Lair que tampoco se menciona en el análisis: Lair es uno de los pocos juegos de PS3 que permite de manera oficial el “uso a distancia” 100% FUNCIONAL (es decir, que se puede visualizar y jugar todo el juego en la propia portátil conectada en red a la respectiva PS3) tanto con la PS Vita como incluso con la PSP!!! Si bien la calidad gráfica y la jugabilidad se ven disminuidas e incluso sin esta desventaja tampoco seria la octava maravilla, no deja de ser un aspecto peculiar mas de este singular juego de la primera camada de PS3 que hace pensar todavía mas si cabe por que muchos otros juegos después no implementaron estas funcionalidades en mayor o menor medida.

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online