Juego: Limbo
Género: Puzle/Plataformas
Plataforma: Playstation 3, Xbox 360 (Analizamos la versión de PlayStation 3)

Hace tiempo (bastante tiempo) os hablé de la jugabilidad experimental, y de aquellos juegos que se salen fuera de lo que consideramos “normal”, y que necesitan un vistazo más allá de lo que nos aparece en pantalla para entender bien lo que tratan de contarnos y lo que nos quieren decir. En un videojuego, la diversión está, o debería estar por encima de todo, pero siempre se agradece algún título que vaya más allá, nos cuente historias, o simplemente nos deleite con un alarde de arte.

Entre ellos, sin ninguna duda, está Limbo. Lo descubrí por casualidad, como aquel que dice. Nunca lo había visto anunciado ni mencionado en ningún sitio, pero un día llegó a mi bandeja de entrada un correo de Sony, de la Store, de aquellos que uno nunca abre. Y qué gran acierto fue abrir el correo para descubrir uno de esos títulos que te dejan huella, o que al menos, ha dejado en mí.

¿Tienes miedo a la oscuridad?

Fue la frase gancho que le funcionó a Sony para convencerme. Eso, y una foto que me dejaba con las ganas de saber qué era eso que me ofrecían. Sin más pensar, bajé la demo, y al terminar ésta, no tuve más remedio que hacerme con el juego entero.

El punto fuerte de Limbo es su genial y única apariencia. Recuerda un poco a las típicas peliculitas de Tim Burton, esas de muñequitos tétricos, pero con un toque muy personal. Y digo que recuerda un poco, porque no se parece demasiado… es por haceros una comparación para que os hagáis una idea, puesto que nunca había visto un juego parecido, al menos, en cuanto a diseño.

Manejaremos a nuestro personaje sumido bajo la sombra y la oscuridad todo el tiempo, al igual que los escenarios, en un precioso 2D perfectamente conseguido. Más allá de los impresionantes gráficos a los que estamos acostumbrados hoy día, Limbo consigue que en el primer contacto con el juego, nos quedemos con la boca abierta al presenciar algo tan simple y a la vez tan bien conseguido. Por otro lado, cuando ya llevamos un par de horas jugando, pierde un poco de espectacularidad, lo que no impide que podamos seguir disfrutando de su belleza. No encontraremos en pantalla otra cosa que no sea nuestro personaje, y el extrañísimo mundo de Limbo, ni parámetros, ni barra de vida, ni objetos.

En definitiva, Limbo es una belleza visual, más allá de lo que estamos acostumbrados. Quien busque entornos 3D, gráficos reales y demás, debe saber que Limbo no es para él. Este juego es, otro mundo, nunca mejor dicho.

Plataformas y puzles

El segundo punto fuerte, y no menos cuidado del juego, es la estupendísima forma en la que están desarrolladas las plataformas y los puzles. Por separado, y mezclados ambos para alcanzar el punto cumbre de la aventura. Los puzles van desde pruebas de habilidad en las que dependeremos de nuestra pericia, mientras pensamos la mejor forma de pasar ese objeto de un lugar a otro del escenario, hasta quebraderos de cabeza propios de un Broken Sword. Digamos, que Limbo pone a prueba tanto nuestra habilidad como nuestra materia gris, y a veces, ambas cosas al mismo tiempo.

Es un poco difícil de describir, la verdad. No es que presuma de dificultad en las plataformas, saltos, etc… pero algo que caracteriza mucho a Limbo es la precisión con la que está desarrollado. A veces, para librarnos de un peligro, no bastará con saltar de un sitio a otro como pueda parecer en un principio, sino que tendremos que hacerlo en el punto exacto en el que el desarrollador ha pensado. Dicho así puede parecer un coñazo, pero forma parte de la resolución de los puzles y retos que se nos presentan.

Por otro lado, de lo que sí puede presumir Limbo es de la dificultad de sus puzles. Tampoco son como el acertijo de Shackespeare de Silent Hill, pero conforme avanzamos en nuestra particular aventura, se van volviendo más y más complicados. En serio, si no le cogemos el rollo al juego y no somos muy avispados, en más de una ocasión nos quedaremos totalmente atrancados sin saber qué hacer. Y cuando digo sin saber qué hacer, es literalmente eso… nos fascinará descubrir de lo que nos puede llegar a servir una caja de madera junto con la inclinación del escenario. Algo que puede parecer simple y sencillo, pero que nos obligará a darle más de una vuelta al coco en casi todo momento. Y aviso, aquí no vale el “ensayo – error”. Pensar bien, es nuestra mejor arma. Después, llega la segunda parte, que será tener la pericia suficiente como para lograr nuestro objetivo.

Como bien dije antes, no existe barra de vida. Solo tendremos una ocasión para saltar ese precipicio que nos impide proseguir o derrotar inteligentemente a ese enemigo que nos persigue. Normalmente, si morimos apareceremos cerca del punto donde hemos caído, y todas las veces que sea necesario hasta que lo consigamos, sin continúes ni vidas extras ni nada. Esto engrandece por un lado la aventura, de manera que se nos da a entender que lo importante no es pasarse el juego y hacerlo con X vidas y no morir, sino disfrutar del camino, disfrutar de cada puzle y de la satisfacción de resolverlos uno por uno por nosotros mismos. En cambio, también puede hacerlo más “fácil”. Un juego en el que nunca se muere, o en el que nos pueden matar infinitas veces, no deja de ser un pelín más fácil. Pero como bien he dicho, Limbo tiene otra filosofía. La dificultad está en saber resolver una situación, y que lo hagas por ti mismo… si no eres capaz, la “muerte” de tu personaje será estar atrancado en un punto del escenario de por vida hasta que consigas resolver el puzle.

Nadie es perfecto

Y aunque el juego me ha encantado, tampoco podía serlo. Uno de los aspectos más llamativos, es que no hay diálogos en todo el juego, ni cuadros de texto, nada. Por lo que no podemos descubrir exactamente de qué trata la historia. Y ya sabéis, yo soy de aquellos jugadores casi extintos a los que “extrañamente” les gusta disfrutar de una buena historia. Al igual que ocurre con Yume Nikki, solo nos deja entrever “algo” superficialmente para que nosotros saquemos nuestras conclusiones. Lo que ocurre, es que en Limbo, esto solo ocurre en la recta final, por no decir, en el final. Es como decir, no le ponemos historia, pero al final intentamos justificar todo lo que ha pasado con “esto”, sin explicar demasiado para que cada uno piense lo que quiera. Y más o menos es así, y o yo tengo muy poca imaginación, o la historia es demasiado simple. Aún así, cuando vemos el final del juego, resulta entrañable “entender” el porqué de todo.

Y aunque un juego difícil casi siempre es de agradecer, a veces los puzles son endiabladamente retorcidos. Un cuando digo endiabladamente quiero decir endiabladamente. Y cuando digo retorcidos, quiero decir retorcidos, y me quedo corto. Esto es bueno, si eres de mente inquieta y buscas retos, y no te importa quedarte atrapado en un momento para pararte a pensar. Pero hay ciertos puzles, que se pasan, de verdad. Yo he conseguido terminarme el juego por mí mismo, y no es que yo sea un iluminado o un ser super-inteligente, pero cuando te gusta el juego, haces lo que sea por avanzar. Aún así, he estado más de 20 y 30 minutos en algunos puntos hasta descubrir  cómo cojones se avanzaba.

Aquí es donde llega el otro punto débil de Limbo: su duración. A pesar de que muchos puzles nos van a entretener más de lo normal, el juego se antoja corto. Muy corto. Yo lo descargué de la Store a medio día, y por la noche a la hora de cenar ya lo tenía terminado. Y menos mal que los puzles son difíciles, sino…

Dentro de esto, también entra su precio: 12,99€ en la Store, para un juego que te puede durar una tarde. Yo los pagué gustoso, y después de acabarlo, no me arrepiento, pero a los más exigentes (en cuanto a precio), les puede salir el tiro por la culata. Pero por supuesto, no voy a valorar el juego por su precio para darle una nota, sería lo último, vaya. Lo expongo como punto negativo o positivo para aquel que le interese comprarlo o no.

Más allá del limbo

Y ya con esto, quiero concluir. Limbo es un juegazo. Un señor juegazo. Pero cuando digo juegazo y se os viene a la mente un FFVII, un COD, un God of War, etc, podemos tener un problema. No es ese tipo de juegazos, es… otra filosofía. Te puede encantar, o lo puedes despreciar… todo depende de hasta qué punto llegas a valorar el arte y una jugabilidad y planteamiento originales. Sin duda alguna, Limbo ha pasado a formar parte de una de tantas huellas marcadas de por vida en mi camino como jugador.

No hay respuestas para “Análisis: Limbo”

  • Shock dice:

    Me encantan los juegos de pensar, pero mi “problema” es que como haya un puzle que no consiga pasarme me puedo tirar pensando sin hacer nada más todo el tiempo que haga falta, dejando de comer, dormir, o peor aún, sin ver al Madrid hasta que me lo pase. (La última parte es mentira)

    Ya me lo bajaré de tu cuenta si eso xD

  • VAYVEN dice:

    Me bajé la demo, llegué hasta una arañita¡Una arañita gigante e hija de p*t* que nunca me dejó pasar por ahí! Hasta llegar a la araña de los c*j*n*s me gustó, aunque me inquietaba un poco.

  • Kefka dice:

    Yo le tengo bastantes ganas. Pero NI LOCO meto mi tarjeta de crédito en la Store xD

  • VAYVEN dice:

    @Kefka: Entonces, compra una PlayStation Network Card, las hay de 20€ y de 50€.
    P.D. Pensaba que ya estabas loco.

  • Ricardo_chktno dice:

    @kefka es ironico que alguien con ese avatar no se considere loco xD.

    el juego pinta muy interesante y creo que es de esas joyitas indie que mas valen la pena.

  • Nicolás Flamel dice:

    A falta de un trofeo, creo que he aprovechado lo mas que se podia el juego. Los puzles me parecieron sencillos a normales la mayoria, 1 o 2 si me hicieron pensar un poco y uno mas cerca del final casi me vuelve loco, y al resolverlo (entre 15-25 min.) casi me siento como un idiota por lo “fácil” y “lógico” que era la solución. Para lo que si tuve que googlear fue para encontrar un par de los “huevos” luminosos y como sacar el trofeo oculto :-S

    No me senti tan estafado por pagar lo que cuesta en la PS Store (pague lo mismo por Journey y ahi si casi llamo para pedir aunque fuera la devolucion de la mitad que costo, xD!), aunque si se me hizo un poco caro, considerando que me costo lo mismo que el Diablo 2, este ultimo podria jugarlo por el resto de los tiempos, en cambio Limbo pues no da para mas; al menos en el D2 se molestaron en inventarse una historia 😀

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online