Juego: Transformers. Guerra por Cybertron.
Género: Shooter en tercera persona.
Plataforma: Nintendo DS, Wii, PS3, Xbox360, PC. (Analizamos la versión de PS3)

Haber nacido en los 80 me garantizó una infancia relativamente feliz.

A pesar de los matones de la escuela, a pesar de que mi primera consola no vino sino hasta mucho tiempo despues, a pesar de que las tías siguen siendo tías ya tengan 25 o 7 años… Uno, en los 80 podía ser un niño feliz.

No teníamos facebook, ni móvil, ni DLCs ni Utorrent… Pero teníamos juguetes. Juguetes buenos, duros, geniales, que encerraban historias y aventuras tan buenas, duras y geniales como ellos mismos. Teníamos a He-Man, teníamos a los GiJoe, teníamos (OMG) Thundercats y por supuesto, teníamos a los Transformers.

Esperar a ver, cada tarde, qué aventura nueva tenían los autobots, era parte  de mi vida. Y por supuesto, esperar a ver, cada tarde, qué personaje nuevo salía para luego ser convertido en juguete, también.

¿Te suena de algo? Entonces, sigue, éste juego puede que te guste.


Luego crecimos, y con ello, maduramos nuestros gustos (en algunos casos), y todas esas aventuras y juguetes dejaron de parecer tan geniales y tan únicas. Nos dimos de cuenta que las aventuras de los Transformers eran tan planas como los diseños de los robots, que de cada 50 GiJoe sólo 2 o 3 tenían personalidad definida y que los Masters… eran el mismo muñeco pintado de diferente color 100 veces. Con los Thundercats no me meto, porque son la polla.

Pero no por eso dejaríamos de sentir aprecio por ellos, ¿no? Fueron ese amigo de la infancia que se mudó de la ciudad, y que no creció a nuestro lado. Tendrán un espacio eternamente en nuestra nostalgia. Ninguna serie de Transformers será tan divertida como la original, ninguna colección de muñecos será tan sorprendente como GiJoe, ningún héroe cachas será tan cachas como el bronceado miamero que era He-Man.
Imagen de previsualización de YouTube

Y aunque a veces moleste que las empresas de videojuegos se aprovechen de nuestra nostalgia para sacar unos cuartos, coño, ya era hora de que alguien hiciera lo propio por ESTE pedacito de nostalgia que eran las tardes de los 80.

Transformers: La Guerra por Cybertron nos narra un poco más de ese pasado oscuro en el planeta de origen transformer, Cybertron. Un episodio de la guerra civil entre autobots y decepticons por el dominio del poder. No el primero, no, ya llevaban años dándose. No el más importante, no, ya Optimus y Megatron habían cambiado cromos en el cole. Pero si uno especial: es la historia de cómo ese camión de carga azul y rojo llegó a convertirse en lider de los autobots y guardián de la chispa vital de su planeta. Eso sí, dejando cabos sueltos por aquí y por allá, que si vende bien, le sacamos secuela. ¿Trilogía? Si vende bien.

Imagen de previsualización de YouTube¿Pero vale la pena?

Es decir, guay, mola el asunto de la nostalgia, y de sonreir a lo bobo cuando manejas a grandes favoritos como Soundwave o Starscream, vale. Pero si creciste viendo a estos personajes, es muy probable que ya estés lo suficientemente viejo curtido como para querer algo más de sustancia en la sopa. Así que, ¿qué nos ofrece este juego a los que, bueno, queremos jugar?

¿Has jugado alguna vez shooters que, sin entrar en detalles, han marcado pauta en sus respectivas consolas? ¿Uncharted? ¿Gears of War? Bien, Guerra por Cybertron NO es así. ¿Has jugado alguna vez shooters genéricos pero que llegado el momento cumplen? ¿Wanted? ¿Eat Lead? ¿Quantum of Solace? Ok, tampoco. Tristemente ésta aventura de los Transformers no logró transformarse completamente en un juego sólido. (Transformarse, ¿lo pilláis? XD) Tiene un poco de plataformas por aquí y por allá, pero no parece del todo un juego de plataformas. Tiene un poco de conducción o naves por allá y por acá, pero no parece del todo un juego de coches o naves. Tiene bastante shooter aquí y en el medio… pero igual, no es lo que los shooters son hoy en día.

Imagen de previsualización de YouTube

Viene una oleada de enemigos, apuntas, disparas. ¿Te puedes cubrir? Bueno, define cubrir. Si es ponerte de espaldas usando cualquiera de las muchas coberturas que hay en el escenario, como en las pelis, a esperar que el enemigo asome la cabeza… No. No tiene. Si es mover a tu personaje detrás de una pared para que no te den los disparos, sí. Es curioso, porque los personajes manejados por la I.A. SÍ que usan cobertura. La mayor parte del tiempo para quedarse ahí y no asomarse hasta que tú solo te hayas cargado al resto del personal (Activision, siempre promocionando el trabajo en equipo). Pero sí que la usan. ¿Es necesario cubrirse en un shooter en tercera persona? Siento que le da un poco de variedad al juego, creo yo, algo más de tensión.

Guerra por Cybertron es un shooter muy, muy genérico, y mucho más monótono aún. Afortunadamente, alternando entre robot y vehículo, a veces por requisitos del nivel, otras veces a gusto del consumidor, le da más vida al modo historia. Y más si lo haces con tu juguete favorito de la infancia.

En cuestión de gráficos, no es para montar una fiesta. Fuera de los modelos de los personajes, más cerca de los clásicos que de los bodrios horribles de las pelis de Michael Bay, poco más hay que resaltar. Los escenarios son feos y poco memorables. Se entiende que estamos en un mundo 100% robótico, y para colmo, en guerra. Pero la gracia de contratar artistas para que diseñen los escenarios, es eso, no? que los escenarios queden artísticos. O por lo menos, diseñados. Que no te parezcan mortalmente largos y peligrosamente iguales. Salvo un par de momentos donde te apetece detenerte y ver lo que te rodea, como en la plaza de los Prime o el planetario, el resto de los escenarios no es más memorable que una caja de cereales. Marca Eroski.

La música tambien. Afortunadamente no es tan cansina como los escenarios, pero tampoco es que termines recordando ninguna pieza en particular. Salvo algún segundo donde la acción se detenga y puedas escuchar las tonadas y decir “oh, mira, música”, todo lo demás quedará olvidada rápidamente. Menos el tema de los créditos, que en mi ignorancia musical me pareció pegadizo y curiosamente muy “Rhapsody”.

Imagen de previsualización de YouTube
Pero sí, tiene cosas buenas. Los jefes, cuando no son una pelea contra personajes carismáticos de la serie original, son contra bichos gigantes con su propio (y muy básico) patrón de ataque. Cuando no estás luchando contra algunos de los casettes de Soundwave (T_T YO SIEMPRE LO QUISE, JODER T_T), estás buscándole el punto débil a Omega Supreme, quien como lo indica su nombre, es bastante grande. Quizás “buscándole” es ser muy condescendientes. Esperando a que el juego te lo indique, más bien, es la forma correcta.

Por supuesto, en algo se tenían que notar los tiempos modernos: el juego ofrece muchos modos online. El pasarse la historia en cooperativo la convierte en una experiencia diferente, por eso de que “La Inteligencia Artificial nunca superará a la Estupidez Natural”. Un modo cooperativo es algo que realza muchísimo la jugabilidad. Es lo que convirtió a RE5 en algo jugable, definitivamente. Así que tan mal no le sienta a Guerra por Cybertron. A menos que tu compañero se adelante y tu quedes perdido sin recordar a donde ir… o a menos que los dos quedéis presos al no activarse la siguiente oleada de enemigos o el siguiente objetivo. No digo que pase siempre, pero ¿por qué cojones tienen que tocarme siempre a mi estos glitches? u_u.

Imagen de previsualización de YouTube
Luego viene el modo “Escalada”, que es la versión robótica de aquel famoso “nazis zombies”. Pero sin nazis. Y sin zombies, por lo que tampoco es tan espectacular. Estás tu y tus colegas (o los guiris de turno) en un nivel más o menos reducido, y os enfrentáis a oleadas de enemigos, que cada vez son más grandes y duros y vosotros cada vez tenéis menos balas y vida. Con los puntos recibidos por eleminar enemigos, se pueden abrir puertas para hacer más grande (y variado) el escenario, comprar armas más efectivas, o escudos. Por favor, comprad escudos. Si tu equipo es medianamente bueno, será una experiencia divertida. Podéis organizaros, crear estrategias, y eventualmente, flipar en colores al ver a ese guiri que, usando el robot más pequeño se carga él solo toda una oleada de enemigos mientras vosotros estáis escondidos, chirriando vuestros engranajes de miedo.

Y al final, lo que parece que sus creadores quisieron que fuera el grueso de la experiencia, el modo multijugador. Bastante extenso y completo, lo que es de agradecer, pero a la larga, algo cansón. Duelo por equipos, duelo a lo loco, captura la base, y más, serán los que salvarán este juego de salir de la consola en menos de 8 horas. Te ofrecen cuatro tipos de personaje para customizar y equipar a tu estilo a medida que ganas experiencia.

El explorador, es un robot bastante pequeño, pero rápido, capaz de hacerse invisible y que, como te pillen distraído, no lo cuentas. El científico es algo más lento, pero más versátil, en vez de coche, se transforma en avión, pudiendo surcar los escenarios con eficiencia para curar a los aliados. Pero que de dos disparos es historia. El Líder, un personaje más fuerte y equilibrado, el que usarás cuando aprendas a jugar mejor, y te dará la mayor satisfacción. Y, el soldado, el más lento, pero a la vez, más fuerte, con un par de ataques que lo hacen el favorito para los que no tenemos la habilidad necesaria para mantenernos con vida 50 segundos seguidos. Todo esto de las clases está muy bien, y el sistema de experiencia, aunque (muy) lento, le da sentido al asunto. Lamentablemente, y como es normal en éste tipo de situaciones, el modo online pronto te hará notar lo desequilibrado que está, restándole muchos puntos a la diversión.

Imagen de previsualización de YouTube

Como curiosidad, los últimos fines de semana, los servers han regalado el doble de experiencia (¡¡¡o cuátruple!!!!) algo que ha beneficiado al juego, pues al ser más fácil subir de nivel, tienes acceso más rápido a mejores habilidades. Aparte que da gusto ver esa barrita de experiencia moverse algo más que unos milímetros.

Definitivamente, y nadie lo puede negar, Guerra por Cybertron es el mejor juego de Transformers en años. De toda la vida, me atrevería a aventurar. Pero es más por el bajo nivel de las anteriores aventuras que por los méritos de ésta. Porque si bien es cierto que el factor nostalgia influye en la percepción de las virtudes del juego, tambien es cierto que los viejorros que queríamos un Optimus Prime de navidades ya hemos jugado muchas cosas y mucho mejores, como para conformarnos esta vez con algo pesado, cuadrado y que se transforma con solo meterle los brazos y la cabeza y empujarle las patas hacia atrás.

Imagen de previsualización de YouTube
Igual sacando el juego hace 20 años hubiera sido el mejor juego de la historia. Pero, si no teníamos para comprarnos esa caja de Constructicons, dudo mucho que tuvieramos para comprarnos una PS3.

No hay respuestas para “Análisis: Transformers. Guerra por Cybertron”

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online