Han pasado casi tres meses desde nuestro último “Cultura videojueguil”, así que creo que ya va siendo hora de retomar vuestra sección favorita para gozo y disfrute de esta amada y numerosa comunidad.

El juego del que hoy os voy a hablar no es desde luego nada desconocido. Un clásico entre los clásicos de la gran NES. Un juego del que si no habéis oído hablar nunca de él deberíais ser condenados a pasar el resto de vuestras vidas viendo monólogos de Pablo Motos.

Battle City, pasen y disfruten.

Namco fue la empresa encargada de publicar este juego allá por el año 1985 en NES, la versión de la que os voy a hablar. Posteriormente, en 1991, fue portado a la, también grande, Game Boy. Aunque es una versión muy inferior a la de NES, debo decir que fue a esta a la que le dediqué la mayor cantidad de horas.

Pero ya está bien de datos históricos y vamos a lo que nos interesa. Battle City es un juego de tanques puramente arcade con una mecánica de juego extremadamente sencilla a la par que adictiva. Nosotros teníamos que manejar a un tanque para evitar que los tanques senemigos destruyeran nuestra base. ¿Habéis leído bien?. En Battle City, al contrario que la inmensa mayoría de juegos, nuestro objetivo no es atacar porque sí, sino defendernos. Obviamente para defendernos tendremos que destruir a nuestros enemigos. Pero ahí está el concepto, tener que aguantar como cabrones oleadas de tanques deseosos de hacernos morder el polvo. ¿Recordáis el famoso modo horda de Gears of War y que tantos otros juegos han acabado copiando después?. Pues ya véis que de innovador tiene bien poco.

El escenario en el que se desarrolla la acción estaba plagado de elementos naturales que influenciaban enormemente la disposición táctica de nuestra partida. Podíamos encontrarnos desde ladrillos fácilmente destruibles (el elemento principal que aparece desde el primer nivel de juego), hasta zonas de agua por las que nuestro tanque no podía pasar, zonas de vegetación que limitaban nuestra visibilidad y bloques de hierro impenetrables ni siquiera por nuestros disparos.
Todos estos elementos constituían un arma de doble filo, ya que al igual que se les dificultaba la movilidad a los tanques enemigos para llegar a nuestra base, nosotros también éramos perjudicados si queríamos atacarlos a ellos.

En Battle City, como seguro que ya sabéis, la estrategía era algo fundamental. No nos limitábamos a atacar sin ton ni son, sino que teníamos que gastar muchísimo cuidado de dónde nos colocábamos en el escenario. Si un tanque atacaba nuestra base, game over. Da igual las vidas que tuvieras y el nivel donde estuvieras (de hasta 35). La tensión que uno sentía cuando varios tanques se acercaban a tu base era increíble. Y es ahí donde residía gran parte de la magia de este juego.

Pero donde sin ninguna duda Battle City despuntaba sobre los demás juegos era en el apartado multijugador. Battle City fue de los primeros títulos que permitió un modo de dos jugadores simultáneos en la misma pantalla. El objetivo en este modo era el mismo que jugando solo: defender la base. Pero amigos, cómo cambiaba la cosa con dos jugadores. Era una auténtica delicia jugar a esto con otra persona. Defender, codo con codo, vuestra base como si tu vida dependiera de ello se convertía en una de las mejores experiencias en cooperativo que juego alguno ha sido capaz de ofrecer.

Si creíais que esto era todo lo que este juego podía ofrecer, os sorprendería saber que podíamos incluso crearnos nuestros propios niveles (¿qué más juegos de la época permitían hacer eso?) para posteriormente jugarlos como si se tratara de un nivel más del propio juego. Lo único malo de esto era que en cuanto apagábamos la consola, estos niveles desaparecían. Te podías tirar una hora en currarte un buen nivel para luego no poder conservarlo. Pero bueno, esto es un defecto que no se le puede achacar al juego, sino a las limitaciones técnicas que había en esa generación de consolas.

En fin, creo que ya lo he dicho todo. Battle City fue, es, y será un señor juegazo. Extremadamente divertido en modo cooperativo y bastante original para la época. Uno de los juegos que más honor hacen al título de esta sección, de todos los que han pasado ya por aquí.

Por cierto, lo de debajo no es una foto, es el propio juego disponible para jugar online 😀 Se maneja con los cursores y se dispara con la barra espaciadora. Disfrútenlo.

No hay respuestas para “Cultura videojueguil: Battle City”

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online