ds portadaSiempre me he quejado en esta generación de que he ido perdiendo poco a poco mi amor por los videojuegos. Esa pérdida de la pasión se resume en que soy incapaz de estar sentado más de una hora jugando a nada. Todo lo que pongo me acaba cansando y tengo que quitarlo para descansar. Aunque me divierta, aunque sea un muy buen juego. Simplemente me canso.

Suelo tener más o menos claro que la culpa es mía, que ya no me divierto con las mismas cosas que antes. Pero de vez en cuando surgen títulos que me devuelven la esperanza por los videojuegos. Títulos que me hacen replantearme si realmente soy yo el que tiene la culpa o son ellos los que no están haciendo las cosas bien. Juegos en los que no solo soy capaz de dedicarle más de una hora seguida, sino dos, tres e incluso cuatro.

Obviamente eso me pasa en muy contadas ocasiones con unos pocos privilegiados. Esta vez una de esas excepciones es Dark Souls. Y os voy a contar por qué lo considero uno de los mejores videojuegos de la generación.

Para empezar porque es diferente. Y no en el sentido de que ofrece cosas nunca vistas antes, sino a que no trata al jugador como un idiota. Solo ese detalle ya le hace ser mejor que la mayoría de videojuegos que han salido en los últimos diez años.

Vivimos en la generación de las ayudas, de las soluciones rápidas, de los tutoriales, una generación en la que los desarrolladores tienen un miedo atroz a que el jugador tenga que pararse un minuto a pensar un camino, una estrategia o, simplemente, que tenga que repetir algún tramo de la aventura por haberlo afrontado mal.
Dark Souls da un puñetazo sobre la mesa y asume que el jugador es un ser inteligente capaz de pensar por sí mismo.

La primera vez que mueres en Dark Souls es culpa del juego, las veinte o treinta veces siguiente es culpa tuya. Porque te confiaste, porque no tuviste en cuenta aquel precipicio, porque querías probar esa nueva espada que encontraste y que no terminas de controlar bien, o incluso a causa de un exceso de prudencia por miedo a no perder las almas que llevas encima.

Dark Souls no te miente. No es un juego tramposo como se piensan los que, para variar, no le han dedicado más de cinco minutos. Él siempre te está mostrando todas las cartas sobre la mesa. No hay factores aleatorios en la localización y comportamiento de los enemigos. Absolutamente siempre las fichas están colocadas de manera exacta en el tablero.

ds1

Lo dije en su día con Demon’s Souls, del que ahora hablaré, y lo vuelvo a repetir hoy con Dark Souls. La muestra palpable de la grandeza de este juego está en que puedes morir con idéntica facilidad ante el mismo monstruo estando en el nivel diez o en el noventa.
Si te confías mueres, es tan sencillo como eso. Ese es uno de los motivos por el que su mecánica consigue ser tan monstruosamente buena y adictiva: el hecho de saber que aquí el viejo truco del farmeo no es determinante. Ayuda, sí, pero lo realmente importante para completar Dark Souls es la inteligencia del que tiene el mando.

Es por eso que el jugador, pese a morir cientos de veces, vuelve a intentarlo una y otra vez en lugar de tirar el juego por la ventana. Porque sabe que es exclusivamente culpa suya, porque se siente torpe e inútil. Dark Souls está constantemente poniendo a prueba su cordura, su templanza, su habilidad. Y el jugador quiere responder a ello. Abandonar sería reconocer que no has estado a la altura, que Dark Souls te ha superado.
Yo soy el primero que ha abandonado juegos por su dificultad, pero solo cuando considero que esa dificultad es una tomadura de pelo donde mi habilidad influye poco a la hora de completarlo.

Uno de los factores responsables de que Dark Souls sea tan bueno está en su diseño de escenarios, que es probablemente lo mejor que se ha hecho en toda la generación.
A diferencia de lo que veíamos en Demon’s Souls, donde las zonas estaban delimitadas por portales a los que accedías desde un nexo, aquí el mapeado es uniforme. Es un mapa gigantesco, pero milimétricamente diseñado para poder acceder de forma fácil a todos los rincones una vez superas ciertos obstáculos. A veces cuesta creer que todo esté tan bien interconectado, pero por muy largas que sean las caminatas que des, siempre habrá al final del camino un atajo que te lleve al principio. Aliviando al jugador de no tener que repetir determinados tramos tan pesados. Dark Souls aprieta, pero no ahoga.

ds2

Os quiero contar algo que me sucedió en mi primera partida y que refleja a la perfección lo bien diseñado que está este título.
Cuando llevaba diez horas jugadas ataqué sin querer a uno de los herreros más importantes y terminó muriendo. Ya sabéis que aquí no se andan con rodeos: si la cagas no hay marcha atrás, ese herrero no volvería a aparecer y mi personaje estaría condenado a no poder tener las armas mejoradas. Así que me vi en la obligación de empezar una nueva partida. ¿Sabéis cuántas horas tardé en llegar al mismo punto en el que estaba? Tres. ¿Véis por qué digo que el diseño de este juego es de lo mejor que se ha hecho nunca? Solo con saber el camino, con saber dónde están las ‘trampas’, te quitas un buen puñado de horas de encima. Porque, como ya dije, para completar Dark Souls hace falta inteligencia, no subir niveles como pollo sin cabeza.

Hago tanto hincapié en el tema del diseño porque los que no se atreven a indagar en el juego, por las razones que sean, se quedan con lo superficial. Con que Dark Souls triunfa porque es muy difícil, y parece ser que eso es lo que se lleva ahora. Y me van a perdonar, pero no. Hotline Miami es difícil y es una basura, por ejemplo. O, puestos a nombrar, casi cualquier juego actual en su modo de dificultad más elevado puede convertirse en un infierno. Pero todos sabemos que ese tipo de dificultades se apoyan en ciertas trampas para conseguir ese fin: aumento desproporcionado de la vida de los enemigos, comportamientos irreales, respawn descontrolado o, el colmo de la tomadura de pelo, limitar las propias capacidades hábiles del jugador para dar esa sensación de dificultad.

Los que me leéis habitualmente sabéis que soy un férreo defensor de eliminar los selectores de dificultad en los videojuegos. Muchos se llevan las manos a la cabeza con este tema, argumentando que un mismo juego debe ser accesible para todo tipo de públicos. Yo soy de los que piensa que no, que el desarrollador debe ofrecer una experiencia a la que el jugador se debe adaptar, no lo contrario. ¿Verdad que no cambiarías las reglas de una partida de ajedrez porque el pobre de tu primo de 10 años no termina de dominar del todo los movimientos? “Venga, en esta partida tus peones podrán moverse igual que la reina“.
No, sencillamente hay juegos que no son para todo tipo de gente, y llenarlo de parches para que todo el mundo pueda completarlo hace que al final la experiencia de juego “normal” esté desequilibrada. Hay excepciones, claro. Pero normalmente, y sobre todo en los simuladores, suele ser así. Si el ajedrez te resulta muy difícil, prueba con el parchís.

Lo seguiré diciendo siempre: un juego bien hecho no necesita selector de dificultad. Y ojo, esto no implica que el juego tenga que ser muy difícil, sino sencillamente que la curva de dificultad se haya estudiado y aplicado como es debido para ofrecer una experiencia completa y satisfactoria. Portal 1 y 2 no tienen selector de dificultad, Football Manager tampoco, ni Ocarina of Time, ni los mejores JRPG de la historia. Y por supuesto Dark Souls tampoco lo tiene. ¿Hace falta más pruebas?

ds3

Vamos a ir acabando ya. Lo único que me hace dudar en mi discurso a la hora de valorar Dark Souls es que es un plagio descarado de Demon’s Souls. ¿No merecería estar mejor valorado el juego original en lugar de la copia? Yo a Demon’s Souls le tengo mucho cariño y me lo pasé muy bien años ha con él. Pero es conveniente reconocer que Dark Souls mejora todos los aspectos que en su día tenía Demon’s. El problema es que hay mucha gente que, por razones incomprensibles, no han tenido PS3 y no lo jugaron. Y claro, ahora al encontrarse esa fórmula con Dark Souls los ojos se le dieron la vuelta de emoción.

Creo que hay que ser justos y decir que Dark Souls no ofrece nada nuevo a lo visto anteriormente, es simplemente una fórmula mejorada. Pero por otro lado eso no quita que el producto que tenemos entre las manos sea brillante.

Lo sigo manteniendo: estamos ante uno de los mejores juegos de la generación. Pero sin Demon’s Souls no hubiera sido posible su existencia.

Dark Souls es esperanza, la luz en un camino oscuro de mediocridades que invitan al amilanamiento de la inteligencia del jugador.
El verdadero secreto inconfesable de su éxito está en que es un juego pensado con el corazón y no con la cartera. Solo por ese detalle ya deberíamos todos estarle agradecidos.

12 comentarios para “Dark Souls: en la oscuridad está la esperanza”

  • Arepa dice:

    Jamás he jugado un juego que porte el nombre “Souls”, por el hecho de que no me llamaban la atención. Ahora, si lo pones así, me da curiosidad el juego. Tal vez lo pruebe. ¡Saludos!

  • Melzas dice:

    ¡Olé!

    Me alegra encontrarme por fin con alguien de este país que no echa pestes sobre Dark Souls. Me dio un poco de mala leche ver que, por ejemplo, en cierto top 100 de la generación de una web muy famosa, estaba tan solo en el puesto 60 y muchos, por detrás incluso del Prince of Persia aquél que ni parecía un PoP o la mayoría de Assassin’s Creed, mientras que los juegos que se han alzado con el trono han sido Skyrim o Ni no Kuni, por decir un par. La impresión que me da es que la gente ya hace su propia valoración del juego al ver el trailer y luego no la cambian ni al jugarlo.

    La clave de Dark Souls es la que mencionas: no nos lleva de la manita como en ningún momento; se supone que somos expertos guerreros o hechiceros, no viejecitos cruzando la calle. Pero es que la gente ya ni se molesta en leer la descripción de los objetos que se encuentra. En serio, no es tan difícil. Mi hermano pequeñajo se lo ha pasado él solito. Y a mí ha conseguido emocionarme y apasionarme como ningún juego en años, y en una época en la que cada vez paso más de los videojuegos. Y sí, me había pasado antes Demon’s Souls.

    Por cierto, no es que Dark Souls sea un plagio de Demon’s Souls. Según me contó un amigo que es muy fan tuvieron que cambiar el nombre por un problema de licencias o por el contrato de exclusiva con Sony o algo por el estilo. El juego no se llama Demon’s Souls 2 por una formalidad de estas.

    Y ya puestos, voy a refutarte lo del selector de dificultad con un ejemplo que te va a gustar: Silent Hill 2 😛

  • Kefka dice:

    @Melzas: y no tengo problema en reconocerte que ahí también hay un claro ejemplo de desequilibrio por culpa del selector.

    Lo que pasa es que lo grande de SH2 está en su ambientación e historia. Nadie juega a SH2 por su mecánica jugable xD

  • Melzas dice:

    @Kefka: Pero SH2 permite también cambiar la dificultad de los puzzles, no sólo la del “juego” en sí. Me pareció un acierto poder darle un gustazo a los que se quieren estrujar los sesos un rato más sin que por ello en la dificultad normal sea todo un mero trámite.

  • Kefka dice:

    @Melzas: vale, no había pensado en los puzles.
    Pues sí, precisamente los puzles en SH2 son un claro ejemplo de selector bien hecho, ya que la subida o bajada de dificultad implica nuevos planteamientos y distinta resolución del mismo puzle. No es un cambio de dificultad tramposo.

    Ya dije que había excepciones xD

  • LockeCole dice:

    kefka si tienes tiempo me gustaría que hagas un analisis de un juego llamado NIER de xbox 360 y ps3 , es un juego muy bueno , un rpg que vale la pena jugar segun yo ..su historia y banda sonora son epicas ..
    primera vez que comento en tu blog pero he leido varios analisis y me gustaria saber que es lo que piensas de ese juego ^^

  • Kefka dice:

    @LockeCole: no eres el primero que me lo recomienda.

    Si encuentro alguno de segunda mano me lo traigo.

  • LockeCole dice:

    Gracias, una cosa que tienes que saber es que cuando termine y salgan los creditos sigue jugandolo , luego de eso empiezas desde una determinada parte y vale la pena pasarcelo por segunda vez desde ahí ,por que es desde el punto de vista de otra protagonista y es re triste
    ahí te darás cuenta..
    gracias por responder.. no hay prisas cuando puedas lo subes
    saludos!

  • rafil dice:

    Es un auténtico juegazo aunque lo que destaca de él es lo intimista de su experiencia. Pierde un poco de la sobriedad del Demons a cambio de un trasfondo mas complejo aunque con historias igual de trágicas.

    Por desgracia jugablemente si se le echa horas es fácil de romper a diferencia del Demons.

  • Locke dice:

    Y si , es el mejor juego de esta generación

    La vez que pase por acá no lo había jugado pero ahora si , no jugué demon souls, pero dark souls es una puta obra maestra

    La banda sonora esta ausente , pero cuando suena, es simplemente increíble , hace tiempo que no jugaba algo que me mantenga tan intrigado , y eso que la historia te la cuentan con los objetos, la mitología es increíble,el gameplay enviciante, te obliga a aprender a jugar o te jodes, no te enseñan las cosas como retrasado, el autoguardado envés de ayudarte te perjudica, esta lleno de trampas y sorpresas…

    Un juego que todo aquel que le gusten los buenos videojuegos debería probar , es una joya… de verdad espero que no sea calcado a demon souls, por que me dejo sorprendido y con ganas de probar bloodborne una vez que salga

    Muy bueno , no habrá análisis del juego ? me encanto el articulo , saludos

  • JJ dice:

    Comparto mucho tu opinión sobre el selector de dificultad y realmente no voy añadir gran cosa. Sin embargo, me gustaría mencionar el caso de The Last of Us.

    En TLoU hay 3 modos de dificultad (Fácil, normal, díficil) idénticos en los que solo cambian, los “atributos” del protagonista y los enemigos. Pues bien, nada mas lanzarse el juego, leo una noticia (no recuerdo donde) en que comentan que Naughty Dog recomienda jugar el juego en díficil, cosa que me pareció muy estúpida porque me están diciendo que el juego que querían que la gente jugase es TLoU en díficil, pero desconfías lo suficiente de mis capacidades como para colarme no uno, sino dos modos más fáciles. Cierto es que no molestan, pero sobran.

  • Kefka dice:

    Desconfías no por tu capacidad, sino porque en el 99% de juegos la dificultad “Difícil” es siempre tramposa y artificial.

    Si realmente en TLOU su dificultad “normal” es la difícil, muy mal por ellos. Hay que ser más valientes.

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online