Prestad todos mucha atención, porque vamos a hacer un experimento aquí y ahora. ¿Veis la imagen de abajo? Quiero que la observéis muy detenidamente, os paréis a pensar en todo lo que veis en ella, la analicéis con conciencia. Esto no es coña, os lo estoy diciendo muy en serio. Haced lo que os digo.

¿Ya? Cuando creáis que habéis visto todo lo que se puede ver, podéis continuar leyendo.

Posiblemente todos penséis que estamos viendo un folio en blanco. Pero para eso estoy yo aquí, para deciros que os equivocáis.

Donde mucha gente ve un folio en blanco, desde luego gente muy corta de miras incapaz de admirar la verdadera naturaleza de una obra de arte, yo veo una historia mágica y fantástica llena de aventuras y desventuras.

El folio en sí es una metáfora de la vida. Conforme vamos leyendo sus aparentemente invisibles líneas vamos descubriendo la verdadera historia del ser humano centralizada en nosotros mismos. Una representación nunca vista, narrada con una elegancia difícilmente creíble, donde nuestro yo interior se debate en la experiencia que proporciona el paso de las horas delante de él. La pérdida de identidad en nosotros mismos, la lucha interior contra las adversidades que se nos van presentando. No es un folio en blanco, es mucho más que eso.

Uno se para frente a él a contemplarlo, y cuando termina de hacerlo la sensación que se le queda en el cuerpo es desasosegante. Me da un poco de vergüenza decirlo, pero realmente acabamos hechos polvo. Y no es casualidad, desde luego. El folio pretende causar esa sensación en nosotros, y la consigue. ¿Os habéis parado a pensar el por qué de su color blanco? Nada es casual en una obra de tal calibre, y el color de su superficie no lo iba a ser tampoco. El blanco, por si no lo sabéis, es una emisión de frecuencias electromagnéticas de la luz solar no descompuesta en los colores de su espectro. Es la pureza en su máxima representación artística, la pureza que el ser humano jamás podrá conseguir, y ahí está su grandeza.

Con algo tan simple como cubrir toda una superficie de ese color, se consigue calar en la persona esa sensación, mezcla de rabia y tristeza, por la imposibilidad de alcanzar el estado libre de sufrimiento, por culpa del pecado del principio de los tiempos. Pecado del que todos formamos parte. Es el cese de la actividad mental que da paso a la liberación espiritual lo que nos llevaría a alcanzar nuestra plenitud como ser humano. Obviamente no podemos alcanzarlo, y ahí es donde el folio, una vez más, consigue mofarse de nosotros. Nos destroza, nos zarandea hacia un mundo de perversión moralista en el que creemos tomar el control de la situación, pero no es sino una brillante ilusión que nos produce la observación detenida, pausada (y sobre todo consciente), de la obra que hoy estamos analizando.

Pero este es sólo uno de los muchísimos temas que se tocan, abarcar toda la extensión argumental de este folio en un artículo es una propuesta tan absurda como pretenciosa. Es el jugador, en este caso lector, el que debe ir descubriendo poco a poco la tremenda magnitud de su reflexión. La conciencia que se va concibiendo con el paso de las horas, el paso de la ignorancia hacia la comprensión, ESA comprensión, da lugar a uno de los mejores planteamientos narrativos que se han hecho nunca en toda la historia de los folios en blanco.

Puede parecer que he exagerado en muchos momentos. Si piensas eso es que directamente no has captado absolutamente nada. Mi consejo: que vuelvas a observar detenidamente el folio e intentes abrir la mente. Si aún así sigues sin entender nada es que ese folio no está hecho para ti. Se necesita algo más que dos neuronas para entender una obra de tanta magnitud. En ese caso poco más se puede hacer. Mi consejo es que te dediques a cosas que requieran menos esfuerzo mental, como jugar a Xenogears o Silent Hill 2, por ejemplo.

7 comentarios para “El folio en blanco”

  • Miguel dice:

    Si ya le añades el matiz de que está doblado por una esquina… es una obra de arte y además innovadora, rompedora con todo lo anterior hecho hasta ahora XDD

    Saludos

  • aparisius dice:

    A ver si lo he pillado… esto es una critica a todos aquellos jugadores que en aquellos juegos donde el argumento no dá más de sí (vease Zelda), se montan paranoias mentales para engrandecer el argumento, las cuales no existen y se las han sacado del sombrero.
    Es como si en un libro pone que la habitación donde está el protagonista está oscura, y el lector se piensa que esa habitación representa lo que siente el protagonista en ese momento, cuando el autor solamente queria decir que en la puta habitación habia poca luz.

  • Gabriel dice:

    ico.jpg

  • Shock dice:

    Yo al folio en blanco le doy un 9,6.

    Pero cuando salga otro folio en blanco más nuevo diré que es mejor en todo.

    Y luego haré una guía cronológica de folios en blanco.

    (Me ha recordado a ESTO)

  • Aegis dice:

    somuchbuthurt.jpg

  • Jaitor dice:

    Me encanta el folio en blanco!! yo aun no lo he leido pero va a ser el mejor de la historia

  • Grandioso, la antigafapastada definitiva. De hecho me recuerdo a cuando unos niños de párbulos empezarón a manchurrear un lienzo y lo pusieron en un museo como un cuadro de arte contemporaneo… ver a la gente haciéndose la interesante no tiene precio.

    PD: Es un piropo, por si no había quedado claro.

Deja un comentario

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online