Entradas con la etiqueta ‘PAIN’

Y vamos con más noticias de amor y felicidad que tanto nos gustan. Es navidad y Sony lo sabe, por ello han abierto un espacio especial en la store titulado “Ofertas Navideñas”, en las que nos ponen a precio rebajado diez títulos.

Alguno que otro, por el precio que lo han dejado, es una compra obligada:

Wipeout HD: 15€
Super Stardust HD: 5€
Pain: 5€
The Last Guy: 5€
Toy Home: 5€
Pack Second Gear (Toy Home): 2€
Echochrome: 6€
Pack Modo Equipo (Snakeball): 2€
Pack Combinado Biolith Rebellion Set 2 y Set 3 (Eye of Judgment): 12€
Flow: 5€

Y eso es todo, quien no se compre el Wipeout HD por ese precio no merece entrar más nunca a Legend SK. Y punto.

Juego: PAIN.
Género: Arcade.
Plataforma: PlayStation 3.

¿Hay algo más doloroso que pillarse los cojones con la tapa de un piano? Sí: PAIN.

¿Y qué es PAIN? PAIN es dolor. Y frustración. Y gritos desgarradores.

Os contaré una historia. Anoche mi vecino llegó tocando la puerta. “¿Sucede algo? Llevamos horas escuchando gritos… Son las 2:00 a.m., ¿está todo bien?”

Inmediatamente, muy avergonzado, le pedí disculpas y le expliqué que era un videojuego.

“No, si los gritos del videojuego los escuchamos desde las 5:00 de la tarde, nos preocupamos por los gritos humanos…

Sin darle mayor trascendencia, y evitándome que llamara a la guardia civil, le prometí que le bajaría el volumen al juego y que no volvería a pasar. Y así lo hice, bajé el volumen y me senté a seguir jugando. Tras unos cuantos intentos más, me di cuenta: El de los gritos de dolor no era el personaje. Era YO.

PAIN es un juego desarrollado para PS3 por Idol Minds, un grupo de enfermos que se merecen todo mi odio. Tiene una base muy sencilla. Seleccionas un personaje, lo montas en un tirachinas y lo arrojas. Mientras más objetos aciertes, mientras más golpes se lleve el personaje, mientras más caos y destrucción esparzas, más puntos recibes. Una vez disparado, tienes moderada maniobrabilidad en el aire, puedes coger algunos objetos, hacer poses para ganar más puntos, etc. Cuando tomas el primer contacto (es decir, tras la primera hostia bien dada), pasas a mover al personaje entre un limitado número de espasmos y estertores, buscando alcanzar un explosivo que te vuelva a alzar en el aire, o dar con algo que te vuelva a poner en movimiento brevemente, buscando arañar miserablemente algunos puntos más.

Así de simple. Así de fácil.

El chiste del juego, no obstante, consiste en una serie de retos descabellados que solo lo más desquiciados llevarán a cabo. Ah, ¿un juego para trophywhores? SI, y NO.

PAIN, en su absurda simplicidad, es la esencia de la obsesividad en el videojuego. El ansia completista. La desesperación por superar un récord. El dominio quirúrgico de un control que funciona aparentemente al azar. PAIN es, sin lugar a dudas, en lo que se convierten los juegos que al morir van al infierno.

Los retos son tan absurdos y desquiciantes, y a primera vista (y segunda, y tercera) tan imposibles, que espantarán automáticamente a la mayoría de las personas que se acerquen con curiosidad. Seamos sinceros: Un juego que consiste en lanzar a un tío contra una ciudad miles de veces no puede ser un éxito de ninguna manera. Pero si el jugador cae en la trampa, y acepta comprometerse un poco, encontrará una de las experiencias más jodidamente adictivas y frustrantes de los últimos años en el mundo del videojuego.

Sólo aquel completista extremo encontrará un retorcido placer en pasar tardes enteras repitiendo una y otra vez lo mismo, buscando ese punto de perfección áurea divina inspirada. El que considere que los juegos deben ser relajantes, disfrutables, amistosos, que se aleje. Cuando digo “duros”, no me refiero a tonterías como “Uncharted Aplastante” ni “MGS4 Extreme Big Boss”. Cuando digo “duros”, digo “Megaman 9 sin morir”, “Guitar Hero con 2 dedos fracturados” ó “KOF 98 en un salón de recreativas de hong kong con los ojos vendados”. Así de duros.

Las pobres almas que caigan en la trampa, deberán prepararse para desenfundar la tarjeta de crédito. Como “esencia del videojuego”, tambien tiene su carga de expansiones y material descargable que hay que comprar. El “starter pack” en sí, engañosamente titulado “PAIN, Juego Completo”, consiste en una ciudad de dos avenidas, diferentes modos de juego desbloqueables (que en realidad son la misma ciudad desde otro punto de partida, con diferentes objetivos, más o menos coches, bombas, etc.), varios minijuegos multijugador con muy mala leche y unos 4 o 5 personajes desbloqueables. Con el juego básico puedes conseguir la mitad de los trofeos del juego, y los más difíciles, hay que acotar.

Luego, las diferentes expansiones consisten en varios personajes (a 1 euro cada uno), de los cuales al menos 2 son necesarios por culpa de los trofeos (un enano y una mujer) y el nivel adicional “Parque de Aberraciones”, bastante más variado que la ciudad original, de igual manera con sus minijuegos infernales y modos de juego desbloqueables.

La novedad, desde el jueves pasado, consiste en la adición de otro nivel más, un estudio de cine con Buzz (el del multiconcurso) como personaje oculto, y al actor David Hasselhoff (Baywatch, El Coche Fantástico, entre otros) descargable, con diferentes trajes desbloqueables. Estos aún no los he probado, así que no puedo opinar. Pero no creo que vayan más lejos de lo que se ha visto con los dos primeros niveles.

No esperéis historia, no esperéis profundidad, no esperéis alegrías. Los gráficos son aceptables, con una estética caricaturesca y poco más. Los efectos especiales son repetitivos, pero estarás tan concentrado en ese maldito objeto que no alcanzas, que no le prestarás demasiada atención.

¿Está bien que un juego sea enfermizamente dificil? ¿Que tengas que repetir las cosas dos mil y una veces hasta (seguir sin) lograrlo? Pues depende de los gustos. Quizás si los retos no fueran tan absurdamente endemoniados como “golpea 3 astas de bandera en un turno” ó “consigue medalla de platino en todos los minijuegos” sería mucho más disfrutable. Y corto, eso sí. De todas formas, es increíblemente satisfactorio cuando consigues tu “alcanza 2.000.000 de puntos en un turno” después de tanto sufrimiento.. Considerando que en un principio a duras penas alcanzarás los 2.000, es algo que te llena de gozo.

Por todo lo mencionado, es dificil calificar un juego tan subjetivo como este. Si te gustan los retos que no se dejan vencer, un éxito. Si por el contrario, tienes otra cosa mejor que jugar, un fracaso.

Pain es un juego para todos los que extrañamos la dificultad 8bit, en una tarde lluviosa del sábado, sin otra cosa que jugar. Es un desembolso más o menos cruel, si quieres tener todos los niveles y los personajes necesarios para los trofeos (más de 20€), considerando que por menos dinero consigues juegos más interesantes en la store.

Eso sí, procura tener un reproductor de MP3s a mano, para poder llevar con más calma las eternas horas de frustración que este juego puede llegar a generar.

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online