Entradas con la etiqueta ‘Advance Wars: Dark Conflict’

Juego: Advance Wars: Dark Conflict.
Género: Estrategia.
Plataforma: Nintendo DS.

La guerra es, sobre todo, un asunto de tacto. (Napoleón Bonaparte)

Lo cierto es que esta es la primera vez que juego a un capitulo de la serie Advance Wars (bueno, mejor dicho de la serie Nintendo Wars, de la que este titulo sería el 12º). Siempre he sido un poco reticente a los juegos de estrategia, y encima por turnos, pero ante las alabanzas de esta serie, y la escasez de títulos de calidad de NDS que vayan algo más allá de cuidar animales y hacer cuentitas, me he decido a aventurarme con éste.

Historia

Caen una serie de meteoritos sobre el planeta, la población diezmada y muy pocos han logrado sobrevivir. Pues este hilo de argumento, a priori más quemado que el cenicero de un bingo, sirve de pretexto para narrarnos una historia muy completa, donde los sentimientos de los personajes cobran un gran valor, y hasta los mismos valores de los seres humanos toman parte.

Al comenzar y finalizar cada episodio, unos diálogos entre los personajes desarrollan el argumento, y creedme que son de los que ni se te ocurre apretar al botón Start para pasarlos. Sin exagerar, en muchas ocasiones no puedes dejar de jugar por el mero hecho de conocer que pasará tras el siguiente episodio.

Como resultado queda un argumento de los mejores que me he podido encontrar en un videojuego últimamente (aún con cosillas un tanto pulibles).

Gráficos

Todo está dibujado con un aire sombrío, propio de un holocausto.

En el campo de batalla general los gráficos tienden a ser muy pobres, pero justos y necesarios para diferenciar distintas partes del terreno así como las clases de unidades de combate.

Eso sí, en la fase de combate, se observan en ambas pantallas cada grupo de combatientes, tomando por fondo el tipo de terreno donde se encuentren, con una calidad aceptable, dibujando los píxeles con un efecto a lo “cell shadding” la mar de resultón.

En los diálogos aparecen los personajes bien grandotes, con la curiosidad de que poder cambiar la trama de colores de los mismos en opciones, al estilo de los juegos de lucha.

Acompaña al campo de batalla un plano general de mismo, aunque no es de demasiada utilidad, menos aún teniendo la posibilidad de reducir el zoom de la pantalla principal, con lo que se obtiene una mayor visión general.

Sonido

Pues sencillo y efectivo: unos cuantos FX para el movimiento y acciones de las tropas y unas musiquitas de las que ni guardo empatía especial, ni tampoco odio, así que bien.

Jugabilidad

Aquí reside el punto que más miedo me daba de este juego, miedo infundado completamente.

El sistema de misiones es lineal (sólo interrumpido, si quiere el jugador por unos retos extra fuera de la historia, bastante difíciles por cierto).

Las primeras misiones son de estilo tutorial, introduciendo poco a poco en las mismas las diferentes tropas, habilidades de las mismas, fabricas, ciudades, hangares, puertos, etc…

Para los no iniciados (mi caso) en alguna puedes desesperarte por intentar ir a lo loco, pero en cuanto haces un poco de caso a los consejos de ayuda (directrices para la victoria a modo de diálogo con oficiales más diestros en la materia) serán superadas con facilidad y poco a poco irás cogiéndole el tranquillo hasta que quedes sumidamente enganchado a su jugabilidad.

Como he dicho antes, es un juego de estrategia por turnos. A mí me gusta compararlo con un ajedrez complejo, donde con un movimiento erróneo puedes dar al traste con toda la campaña.

Existe una justa variedad de tropas, tanto terrestres como aéreas como navales cada una con una funcionalidad y diferenciaciones bien definidas, estando otro de los pilares del éxito de un episodio en el saber que unidades “construir” en cada momento.

En tu turno puedes moverlas, unirlas, atacar, ocupar ciudades o fábricas… teniendo muy en cuenta que al finalizar el turno, la máquina hará lo mismo y siempre intentará aprovecharse de las cosas que no hayas hecho bien.

Las unidades aumentan su poder a medida que destruyen enemigos, y puedes incluso “montar” a un comandante en una unidad para obtener características especiales.

La dificultad está tremendamente ajustada, con lo que si haces bien las cosas y eres un poco más listo que la máquina, no tendrás problemas… excepto en determinados episodios, sobre todos los últimos, en las que aunque te leas el libro de ‘El Arte dela Guerra’ lo vas a pasar peor que un pingüino en la jungla.

Eso sí, yo no sé si será por su jugabilidad o su argumento, el caso es que no te importará repetir un episodio hasta superarla. Tremendamente adictivo.

Duración

El modo historia es bastante extenso, pero además se cuenta con los retos paralelos, así como una especie de “configura una partida” donde podemos elegir el terreno, presupuesto, nº de ejércitos (hasta 4), etc… Podemos incluso subir o bajar mapas a la red.

El multiplayer es muy divertido, sobre todo offline (a mí siempre me ha gustado ver la cara de mis colegas cuando les machaco), aunque el online utiliza el chat de voz y todo.

Vamos que hay juego para rato.

Conclusiones

Una de las mayores sorpresas que me he podido llevar como usuario de NDS, tremendamente jugable y adictivo.

Muy recomendable, aunque aviso de que ocupará tus horas de ocio irremediablemente.

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online