Entradas con la etiqueta ‘Dirge of Cerberus: Final Fantasy VII’

Juego: Dirge of Cerberus: Final Fantasy VII.
Género: Action RPG.
Plataformas: PlayStation 2.

Dirge of Cerberus es el hasta la fecha último capítulo de la Compilación Final Fantasy VII.
Os recuerdo que esta “compilación” está compuesta por cuatro juegos (Before Crisis, Crisis Core, Final Fantasy VII y Dirge of Cerberus) y dos películas (Last Order y Advent Children).

Dirge of Cerberus fue el penúltimo juego en salir, pero, como dije antes, el último cronológicamente hablando.

Excluyendo el juego de móviles Before Crisis, el cual no salió en nuestro país, Dirge of Cerberus ha sido el juego más criticado (el único de hecho) de esta compilación. Principalmente por el cambio radical en el estilo de juego, aunque no deja de ser un Action RPG, como Crisis Core…

Antes de empezar os aviso que si no conocéis bien Final Fantasy VII puede que no os enteréis de mucho ni del análisis ni del juego en sí. Pero bueno, vosotros os lo perdéis.


3 años después
Dirge of Cerberus transcurre tres años después de Final Fantasy VII, y por tanto un año después de Advent Children. El protagonista principal es Vincent Valentine, uno de los dos personajes opcionales de FF7, pero que tiene una importancia enorme en la historia.

En la actualidad, Vincent colabora con la WRO (World Regeneration Organization), comandada por el ex-ministro de Midgar, Reeve Tuesti, al que recordaréis como la persona que controlaba al gato robótico Cait Sith.

El juego se inicia con Vincent descansando en Kalm, cuando un ejército hasta ahora desconocido (Deepground) ataca la ciudad y secuestra a casi toda la población.

El objetivo de los secuestros es sacrificar a todas estas personas en el Flujo de vida (o Lifestream), para hacer creer al Planeta que está en un estado crítico y así despertar a Omega, el Arma definitiva.

La élite de este ejército (que a su vez pertenecía a Shinra), está compuesta de unos pocos soldados con poderes especiales, conocidos como Tsviets, quienes además de conseguir despertar a Omega, tienen como objetivo robar la Protomateria de Vincent (la materia con la que consigue transformarse sin perder el control), para controlar así a Omega.

Obviamente Vincent no luchará solo contra todo Deepground, tendrá ayuda de la WRO, e incluso de sus viejos colegas (especialmente de Yuffie). Pero por desgracia para Vince, será él quien se haga cargo de las misiones más difíciles, y encima yendo en solitario (a diferencia de en FF7).


El pasado de Vince
Aunque durante el juego iremos desarrollando la historia de Vincent vs. Deepground y demás enemigos, los momentos más importantes son los “flashbacks” que asaltarán cada dos por tres a Vincent.

En Final Fantasy VII dejan claro que Vincent está estrechamente relacionado con el nacimiento de Sefirot, ya que fue, junto a los científicos encargados del experimento, el único que presenció en vivo casi toda la investigación. Más concretamente era el guardaespaldas de estos, en su condición de Turco.
Sin embargo, Vincent no recuerda con claridad lo que pasó durante esos días, ya que tiempo después despierta en una cámara criogénica sin saber cómo ni cuándo llegó ahí, y encima con una serie de extraños poderes que antes no tenía (la capacidad de transformarse en una bestia, ni más ni menos).

Durante el transcurso del juego Vincent irá recordando cosas, especialmente sobre su relación con Lucrecia, madre de Sefirot. Pero no solo con ella, pues Hojo y Grimoire Valentine (padre de Vincent), también tendrán mucha importancia durante estos flashbacks, y por tanto durante toda la historia de Vincent.

Tras completar el juego veréis que todas las dudas que tengáis sobre Vincent al jugar a FF7 quedan totalmente resueltas, por lo que Dirge of Cerberus cumple perfectamente con su objetivo.


Se acabaron los turnos
Dirge of Cerberus es un Action RPG, pero con más de “Action” que de “RPG”.

Al ir completando misiones recibiremos puntos que podemos intercambiar por experiencia, para subir niveles, y aumentar parámetros como vida, fuerza, etc.

Si lo preferimos, podemos cambiarlos por dinero, para comprar armas (pistolas, metralletas o rifles) y demás objetos, incluyendo materias.

Sería erroneo comparar el Dirge con otros juegos de acción tipo Devil May Cry. Vale que tenemos que ir dando saltos y disparando, pero con varias diferencias. La primera y más importante siendo un juego de tiros es que hay balas limitadas (en DMC no).

Encaminándose más hacia el género RPG es el modo de apuntar. No hace falta que apuntemos exactamente a un punto del cuerpo para disparar a esa zona en concreto, basta con que pongamos la mirilla encima de un enemigo (o incluso justo al lado), y Vincent disparará al enemigo, no a una parte determinada. Como en Final Fantasy 7, vaya.
Hay gente que ha criticado esto, pero os recuerdo que en un Action RPG es algo normal (mirad Crisis Core, que pasa lo mismo pero con espadas).

Vincent contará con varias armas, que podemos personalizar con mirillas, materias y demás objetos, que cambian los parámetros del arma y los nuestros propios.
Por ejemplo, hay una mirilla que permite apuntar mucho más lejos (como si de un rifle de francotirador se tratara), cañones cortos (reduce distancia pero aumenta potencia), objetos que aumentan nuestra defensa o ataque, materias de hielo, de fuego…

Vincent también podrá luchar cuerpo a cuerpo, e incluso transformarse en la Bestia Galiana (su primer Límite en Final Fantasy VII).


La envidia de la generación actual
Vale que los gráficos durante la mayor parte del juego no tienen nada especial, y menos ahora que hemos entrado en una nueva generación…

Sin embargo, las secuencias cinemáticas tienen mejores gráficos que todos y cada uno de los juegos de PlayStation 3 y Xbox 360. Que se dice rápido.

Ni Metal Gear Solid, ni Crysis, ni Gears of War, ni Uncharted. Donde estén las CGI de Dirge of Cerberus que se quite todo.

La música también tiene una calidad por encima de la media, como no podía ser menos (un Final Fantasy sin buena música es como Legend SK sin mí), pero obviamente no llega al nivel de la de Final Fantasy VII (ni VI, ni VIII, ni IX, ni…). Pero bueno, eso es lo normal.

Mención especial merecen los dos temas cantados, obra de un cantante japonés llamado Gackt, quien además hace un cameo en el juego (aparece en el vídeo final secreto encarnando a… un personaje que conoceréis los fans de Crisis Core).


Extras
Una vez completemos el juego podemos acceder a varias nuevas secciones, como galerías de vídeo, imágenes…
Para desbloquear todo esto, tenemos que encontrar y destruir unos objetos durante el juego, que son muchos y están escondidos.

Además, en el juego también has escondidos unos documentos secretos llamados “G Report”, que dan detalles sobre un experimento secreto llamado “G”, del cual no explican nada en todo el juego, pero que tiene bastante relación con Crisis Core…
Si conseguimos todos estos documentos, al completar el juego accederemos al final secreto. El que os comenté antes, con Gackt como invitado especial.

El extra más llamativo es la sección de Misiones Especiales. Aquí podemos jugar a 50 misiones de lo más variadas, que añaden al juego varias horas extra de juego.
Estas misiones no consisten en ir de un punto a otro eliminando enemigos, como el juego, si no que pueden tener objetivos tan dispares como encontrar a dos cactilios, luchar contra varios “jefes” a la vez, derrotar a uno de los enemigos más fuertes del juego usando al pequeño Cait Sith, e incluso realizar un exorcismo (entre muchas otras).

Por último, aunque más que como “extra” habría que considerarlo como una grandísima utilidad, tenemos la opción de empezar todas y cada una de las misiones desde cuatro o cinco puntos posibles.
Es decir, que podemos repetir nuestras partes favoritas del juego una y otra vez, pues las misiones no son muy largas y ya os digo que hay varios puntos por misión. Ya podían tener esto todos los juegos…


Conclusiones
Como ya habréis visto, no es tan mal juego como nos intentan hacer creer. De hecho, estoy seguro de que la mayoría de la gente que lo critica ya tenían las críticas preparadas incluso antes de probarlo, solo por saber que no era un RPG por turnos.

Los flashback que podemos ver durante el juego aclaran todos esos puntos confusos de la historia de Vincent, aunque en realidad casi todo lo que cuentan se puede deducir en Final Fantasy VII.

Por otra parte, la historia propia de Dirge of Cerberus no es tan interesante, aunque han hecho que cuadre perfectamente con la de Final Fantasy VII. No solo eso, sino que hay detalles ocultos que relacionan las historias de este juego con Crisis Core, y que no entenderemos a no ser que nos pasemos los dos juegos (bueno, y aún por esas puede que ni nos percatemos).

El juego no es que sea muy largo, aunque las Misiones Especiales alargan la duración del juego. Pero no es lo mismo, claro.

El doblaje inglés es bueno, y por suerte el juego está traducido al castellano, para que no nos perdamos ningún detalle. Lo único malo es la manía que tienen de hacer que los malos se rían como locos, sobre todo si lo hacen cuando están a punto de morir… Es algo bastante extendido entre videojuegos y demás, por desgracia.

Sobra decir que Dirge of Cerberus es un juego hecho para fans de la saga. Puedes jugar sin problemas aunque no hayas jugado a Final Fantasy VII, pero seguramente no te enteres de nada, y no sentirás lo mismo que los que sí hayan jugado al ver aparecer a Cloud, Tifa, Cid y demás viejos conocidos.

Por cierto, en Japón pudieron disfrutar de un modo online del juego, pero por algún motivo aquí no llegó, así que no voy a comentar nada más al respecto. Como si no existiera.

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online