Entradas con la etiqueta ‘Silent Hill Homecoming’

Si ya habéis leído a Kefka, a Shock, y a Gold, describiéndonos sus “momentos más”, os compadezco felicito, si no, os obligo a que lo hagáis ya, sí o sí. ¿Ya? Perfecto, porque ahora, y tras un sobreesfuerzo por parte de mi persona para escribir mi propio artículo sin tener que aprovecharme pedir ayuda a ningún redactor de LSK, hoy os presento los momentos más odiados por Tony. Tony, sí, ese redactor tan genial y maravilloso y querido por todos, humilde donde los haya, que escribe de vez en cuando para el blog menos leído de la red. Antes de proseguir debéis saber que habrá lluvia de spoilers. Ah, solo diré una cosa más: ¡A robar carteras, que no hay pasta pa comerrrr! ¡Glu, glu, glu!

Leer el resto de esta entrada »

Por si pensabais que había abandonado la idea y habíais conseguido escapar de las fauces de mi vagueza ansia viva por conocer mejor vuestras vidas videojueguiles, aquí os traigo otra entrega de mi sección para demostrar que no es así. ¡Vuelvo con menos más ganas de escribir que nunca, con super-vagueza fuerza y empeño para haceros revivir esos momentos que os han marcado frente a vuestra consola!

Hoy, como no podía ser menos, le ha tocado a Kefka, al que puede que le pida más de un artículo para la sección porque se ha enrollado bastante y eso es bueno para rellenar párrafos en mi entrada ampliar hacia nuevos horizontes mi visión videojueguil.

Leer el resto de esta entrada »

Recuerdo mi primer juego de terror. En mi barrio era toda una leyenda. Solo unos pocos disfrutaban de él dentro de sus grises de 32bits, y hablaban verdaderas maravillas y grotescas anécdotas terroríficas, mientras el resto nos mordíamos las uñas pensando que jugar a tal “atrocidad” debía ser la experiencia más sobrecogedora jamás vivida: Resident Evil.

Una tarde noche, en casa de un amigo, unos pocos invitados, sin luces, y todos postrados frente al enorme televisor, descubrimos lo que significaba cruzar el umbral que separaba el miedo real del miedo ficticio. El impacto en nuestras mentes fue brutal. Para nosotros, acostumbrados a jugar a los Super Mario y a los Sonic, ese era un mundo totalmente desconocido que difícilmente podíamos comprender y entender como posible.

Yo, personalmente, y como jugador asiduo desde la gran NES de Nintendo de 8bits, me vi encaminado hacia un mundo de “pesadilla” que quedaría marcado en mí hasta los días presentes: quería ser un “survivor horror”.

Leer el resto de esta entrada »

Por el momento es un rumor que he leído por ahí, pero de confirmarse provocaría una ola de suicidios de fans de Silent Hill durante los próximos días.

Este famoso compositor, que llevaba 16 años trabajando para Konami, y que ha hecho algunas de las mejores Bandas Sonoras del sector (la mejor del género según la mayoría), era también el productor de los últimos Silent Hill.

Por lo tanto no todo son malas noticias… los juegos perderán en ambientación pero ganarán en historia y demás… o caerán más aún para convertirse en los nuevos “Resident Evil 5” de su saga.

Konami ha abierto hoy mismo la web oficial de Silent Hill Homecoming a escasos días de su lanzamiento en Europa. Resulta curioso que en vez de ponerle de nombre el título del juego, le han puesto el nombre del prota.

La web está bastante completita, con tráilers, screens, e incluso la intro entera del juego en flash. Además han colgado el “diario” de Alex Shepherd en el que supuestamente nos aclara cosas de su pasado. Y digo supuestamente porque no he tenido cojones de abrirlo, incluso instalando lo que pide para poder reproducirlo, y eso que es un pdf. Ya nos contaréis si vosotros lo conseguís abrir.

Web oficial de Silent Hill Homecoming.

Despues de la ostia y media de retrasos, los de Konami por fín se han dignado en ponerle una fecha a Homecoming para territorio europeo. Os recuerdo que en América este juego lleva en el mercado desde septiembre.

El día elegido es el 26 de febrero. Más popularmente conocido como el mes en el que apenas salen juegos de calidad.

Mientras esperáis y todo eso podéis leer mi espectacular análisis.

No. No se trata de ver a Lobezno matando enfermeras, ni de recibir cartas de una difunta (pero chispeante) Satine.

Hace ya un tiempo (cuando salió el SH Homecoming en América) se despertó una polémica debido al ban que se impuso en Australia respecto a este juego. Parece ser que para los siempre aislados australianos, la clasificación para videojuegos “Mature” es para mayores de 15 años (siendo la misma para mayores de 17 en EEUU). Como sabréis, Homecoming tiene una que otra escena bastante gore, quizás un poco chocante, incluso en comparación con otros títulos de la saga.

La noticia buena, es que se ha retirado la prohibición, y el juego saldrá en Febrero, al igual que en territorio Europeo. La noticia sorprendente, es que saldrá, según nos cotillea Kotaku, con la sana clasificación de “Mayores de 15 años”.

¿Estará censurado? ¿Se habrán vuelto un poco locas las amas de casa australianas al ver a Hugh Jackman en el cine? Y quizás la pregunta más importante: De estar censurado, ¿será la misma versión que veremos (veréis) los españoles (que no lo hayáis pillado de importación)?

Mi opinión personal, si os interesa, es que un chaval de 15 años no está preparado ni moral ni mentalmente para el impacto que supone darse de frente con la cantidad de bugs y glitches que tiene ese juego. Y que, como los cabrones de Konami lo censuren y no pongan un parche de trofeos para la versión PS3, voy a ir en plan talibán a matar unos cuantos cabrones en nombre de mi jihad personal contra la empresa que amo/odio con toda mi alma.

Juego: Silent Hill Homecoming.
Género: Survival Horror/Terror psicológico.
Plataformas: PC, PS3, Xbox 360. (Analizamos la versión de PS3)

Sacar al mercado un nuevo Silent Hill siempre es una gran responsabilidad. El listón no es que esté inmensamente alto, es que es inalcanzable. Ya no solo porque hablamos de una saga en la que entre sus filas se encuentra el mejor juego de la historia en su género, sino porque hasta su entrega más mala, es de 8 para arriba.

Silent Hill Homecoming no lo desarrollan los de siempre, por lo que lo primero que se nos vino a la mente al conocer esta noticia fue la palabra fracaso. Las comparaciones son odiosas, si ya de por sí absolutamente cualquier juego de miedo que salga al mercado va a sufrir la terrible prueba de ser comparado con el Dios del género, imagináos si la entrega que sale, precisamente forma parte de esa misma saga. Pues que aunque sea un buen juego, como lo es Homecoming, le llueven palos por todos lados. Pero vayamos por partes, ¿estáis dispuestos a volver a Silent Hill?


El profundo amor que le tengo a esta saga hace que me cueste horrores ser objetivo, pero se intentará. Con Silent Hill descubrí que se podía pasar realmente miedo con un videojuego, que el terror psicológico, término desconocido para un videojuego en aquellos tiempos, le daba cien patadas a los sustos facilones de los Resident Evil.
Con Silent Hill 2 descubrí la historia más absurdamente compleja y enfermiza que se ha creado jamás en un videojuego, descubrí que en menos de diez segundos de dialogo se te podían erizar todos los vellos del cuerpo. Silent Hill 2 fue la experiencia más bonita, y a la vez más terrible, que he experimentado nunca con un videojuego.
Con Silent Hill 3 descubrí que nunca se podría igualar una obra como Silent Hill 2, pero sí que se podía hacer una brillante secuela del argumento que dió inicio a esta saga. Manteniendo, igualando, e incluso superando en algunos aspectos, el terror psicológico que causaban entregas anteriores. Silent Hill 4 y Silent Hill Origins, entregas un poco inferiores a los anteriores, seguían manteniendo ese algo especial que te hacía pasarlo mal frente a una pantalla. En el caso de Silent Hill Origins, ¿cómo era posible que una pantalla de 15×5 provocara en mí ese miedo tan surrealista e irracional del que esta saga es especialista en transmitir? Pues esto es Silent Hill señores, y esa es la razón de por qué es tan grande esta saga. No son videojuegos, son experiencias.

¿Y por qué os suelto este royo así de repente? Porque por primera vez en una entrega de Silent Hill, no he tenido que pausar el juego para respirar, por primera vez en un Silent Hill el corazón no se me ha acelarado de forma absurda ante unos simples píxeles, no he sentido ese miedo irracional que ha hecho tan grande a la saga, no me ha hecho perder, por momentos, la cordura mientras jugaba.

Déjame tocártelas, ¡POR FAVOR!

Silent Hill Homecoming sigue siendo un cúmulo de sensaciones, pero a la que se le añade la sensación de “decepción”. Decepción por ver que aunque la jugabilidad por fin no da verguenza ajena, la atmósfera no ha sabido mantenerse. Decepción por contemplar escenas más propias de un Resident Evil que de un Silent Hill. Decepción por ver como una buena historia se ve engorronada al final por querer copiar aspectos de entregas anteriores. Eso por no hablar de la brillante idea de, a saber quién es el responsable, hacer que en tu primera partida te pueda salir el final UFO, como me pasó a mí. La cara de gilipollas que se te queda en ese momento no tiene desperdicio. 5 finales tiene el juego, CINCO, y me tocó el puto UFO.

Estamos hablando del Silent Hill que más dura, que más personajes tiene y que más lugares distintos visitas. Esto al principio se convierte en un “oh, qué guay”. Pero cuando ya vas casi por el final te dices a ti mismo “cambiaría 6 escenarios de Homecoming por tan solo media hora de lo que me hizo sentir Silent Hill 2” Y es que ese es el problema de este juego, mientras que en Silent Hill 2 los pocos personajes que habían tenían una profundidad brillante, y los escenarios se convertía en auténticas pesadillas completarlos, en Homecoming no te transmiten gran cosa, todo sucede muy rápido. No te cuesta pasarte los escenarios, y con costarte me refiero a que no lo pasas mal jugando, como sí ocurría en entregas anteriores, el terror psicológico casi ha desaparecido, los puzzles son tan insultantemente fáciles y absurdos que se completarán simplemente probando y probando, las conversaciones con otros personajes, a pesar de la interactividad de poder elegir qué decir, se convierten en meramente anecdóticas, sin casi ningún trasfondo argumental en muchas de ellas. Personajes que simplemente sobran en la trama, que están para rellenar. Oh, amigos, qué lejos está este juego de Silent Hill 2. No puedo dejar de pensarlo.

Algunos pensaréis que soy muy injusto compararando a Homecoming con Silent Hill 2, de hecho yo mismo lo pienso. Es como criticar los gráficos de un juego con el argumento de que la realidad está mejor hecha. Sé que soy injusto.

A pesar de todo Homecoming no es un paseo por el parque de tu barrio, Homecoming tiene momentos de mucha tensión y por qué no decirlo, algunos momentos de auténtico terror, no me cuesta reconocerlo. Aunque ya os digo que se queda muy por debajo de cualquier otro Silent Hill que haya salido hasta la fecha. ¡Diablos, que hasta el Siren me causó más miedo que este!


Si tan por debajo está de los demás Silent Hill, ¿qué es lo que tiene de bueno, diréis? Pues básicamente tres apartados que hacen que te olvides de todo lo malo que pueda tener.
1. La música. Akira Yamaoka es Dios, y lo ha vuelto a demostrar en Homecoming. De hecho su música es la causa por la que más miedo sentiremos en muchos momentos. Tampoco podemos olvidar los impresionantes temas melódicos, a cada cual más bueno.
2. Los gráficos. Sí, amigos, a pesar de lo que os puedan parecer en los vídeos, los gráficos de este juego son bastante buenos. Sobre todo cuando se abusa de los efectos de luces y sombras. Es donde realmente nos damos cuenta de que una PS2 o una Wii no sería capaz de mover tal obra maestra de efectos visuales. Sí que es verdad que globalmente está por debajo de cualquier cosa vista en esta generación, pero el salto con respecto a anteriores entregas es bastante alto.
3. Lo más importante de todo: la historia. Uno de los pilares básicos de un Silent Hill sigue manteniéndose en todo lo alto. Creo que ya todos la conocéis un poco. Nuestro protagonista Alex Shepherd es un veterano de guerra que vuelve a casa (Homecoming XD) tras un largo periodo fuera, cuando regresa ve que su ciudad, Shepherd Glen, está muy cambiada, la gente ha desaparecido. Al llegar a su casa se encuentra con que su hermano Josh ha desaparecido también, junto con su padre que, según parece, ha ido en su búsqueda. Pero señores, esto son solo los cimientos de una magnífica y elaboradísima trama. Como es costumbre en Silent Hill, se te irán dando pequeños detalles de lo que ocurre, hasta que al final por fin te cuadra todo.

Vuelven uno de esos finales que casi te dejan sin aliento, en los que empiezas a atar cabos y decir “JODER JODER JODER, ¿por esto pasó aquello?”. Y es que una de las pocas sensaciones que te hace transmitir Homecoming, es el de que se te pongan los vellos de punta al concer el desenlace de la trama. A pesar de todo esto, hay aspectos que chirrían bastante, y que sintiéndolo mucho no puedo dar detalles porque os spoilearía demasiado.


He dado varias pinceladas de las novedades de Homecoming con respecto a sus antecesores, veo bastante injusto no profundizar en ellas. Así que voy a ello:
La novedad más notable es la de la jugabilidad, esta vez el manejo no será mongólico. Manejaremos a Alex como si de un FPS se tratara, con el stick izquierdo nos desplazaremos y con el derecho nos giraremos hacia un lado u otro. Al principio resulta un poco raro, pero al poco tiempo de jugar nos damos cuenta de que se maneja de forma muy agradable. Además para acompañar esta “innovación” los combates serán más complicados, ya que tendremos que estar atentos en todo momento a los movimientos del enemigo para esquivar sus ataques y poder contrarrestar con un golpe bien dado. Obviamente no es un Resident Evil 4, o un Uncharted. Pero comparado con la jugabilidad de los demás Silent Hill, es un gran paso hacia delante.

El otro aspecto novedoso es el de elegir qué decir en los diálogos, aunque muy entre comillas lo pondría yo. Ya que la mayoría de situaciones de dialogos dará exactamente lo mismo lo que digamos, ya que el desenlace será el mismo. Aunque eso sí, hay varias conversaciones que rompen totalmente esta estética, y es que según las opciones que elijamos hará que el final del juego sea uno u otro.

Como fan incondicional desde la primera entrega de la saga, tengo que decir que Homecoming me ha gustado. En cuanto a terror y atmósfera se queda muy por detrás de los demás Silent Hill. Creo que es la primera vez en un Silent Hill que se le podría calificar más de survival horror que de terror psicológico. Pero es que su historia es tan interesante y compleja que hace que te olvides de todo lo demás. De hecho creo que Homecoming, en mi opinión, tiene el segundo mejor guión de la saga. Y la música, por Dios la música, creo también que estamos ante la segunda o tercera mejor BSO de la saga. Es una auténtica maravilla. Es por todo esto que aunque flojee en el otro pilar fundamental de la saga, el terror psicológico, no pueda evitar darle esta puntuación.

¡Yo lo hago ahora! ¡¡Muahaha!!

Ya sabéis lo que toca cuando me lo pase =P.

En que los protas de ambos juegos son clavados. Y si no, mirad esta comparativa:


Por si tenéis dudas, el de la izquierda es el de FarCry 2, el de la derecha es el de Silent Hill Homecoming. ¿Son o no son clavados?

Feed y redes sociales
Feed de Legend SKTwitter de KefkaFacebook LSKYouTube LSK
Entra y lee todos nuestros análisis
Buscar por Juegos
Buscar por Plataformas
Mini-Secciones
Archivos
Compteur Visitehomepage besucherzählercontador de usuarios online